Archivo de Público
Lunes, 12 de Noviembre de 2007

Las minas antipersonales siguen matando gente a pesar del creciente rechazo

EFE ·12/11/2007 - 17:44h

EFE - En 2006 descendió el número de víctimas por minas terrestres en el mundo, pero éstas siguen siendo una amenaza.

En 2006 descendió el número de víctimas por minas terrestres en el mundo, pero éstas siguen siendo una amenaza, ya que más de una decena de países con obligación de hacer limpieza de estos artefactos no está en condiciones de cumplirlo.

De los Gobiernos no firmantes de la Convención contra las Minas, dos de ellos las siguieron usando en 2006, Birmania y Rusia, y el informe sospecha de Israel aunque no lo confirma.

Estas son algunas de las conclusiones del Informe Monitor de Minas Terrestres 2007, publicado por el Instituto de la ONU para la Investigación sobre Desarme (UNIDIR) y elaborado por cuatro destacadas ONGs, entre ellas Handicap International y Human Rigths Watch, que fue difundido hoy en Ginebra.

"Catorce de los 29 países con obligaciones de limpieza de minas hasta 2009 o 2010 (según la Convención sobre la Prohibición de Uso, Almacenamiento, Producción y Transferencia de Minas Antipersonales) no parecen estar en la capacidad de lograrlo" a pesar de que el tratado les dio un plazo de 10 años, señaló Ian Doucet, director del informe.

Agregó que es especialmente preocupante el que cuatro países, Francia (respecto a minas en Yibuti), Venezuela, Níger, y Reino Unido (en las islas Malvinas), pese a haber tenido casi ocho años para iniciar la limpieza, ni siquiera han empezado.

En el informe se constata, como noticia positiva, que el número de víctimas (muertos y heridos) por minas cayó un 16 por ciento en 2006 respecto al año anterior, hasta una cifra de 5.751 personas, aunque en algunos países, como Birmania y El Líbano, se registró un incremento de afectados.

El 75 por ciento de todas las víctimas fueron civiles, y de ellas, el 34 por ciento, niños, según indicó en rueda de prensa Katleen Maes, responsable de Asistencia a las Víctimas de Handicap International.

Colombia siguió siendo el país con más víctimas por minas, con un total de 1.106, un promedio de tres víctimas por día, de las cuáles 226 resultaron muertas y el resto heridas.

El 41 por ciento de todas las víctimas registradas se produjo en sólo tres países: Afganistán, Camboya y Colombia, pero si en los dos primeros la mayoría fueron civiles, en el país latinoamericano el 60 por ciento de las víctimas son militares, según dijo a Efe Sandra Velasco, editora de la investigación en los países de América.

Los autores del informe -que es el noveno desde la entrada en vigor de la Convención en 1999- consideran esperanzador el hecho de que son ya 155 los estados firmantes, o un tercio de todos los países mundiales, lo que fue calificado de "alentador" por Steve Goose, director ejecutivo de la división de Armas de Human Rights Watch.

Pero los 40 países que todavía están fuera poseían en su conjunto, en 2006, 160 millones de minas antipersonales.

Los principales poseedores de minas terrestres son China, con 110 millones; Rusia, 26,5 millones; Estados Unidos, 10,4 millones; Pakistán, unos 6 millones; e India, con unos 4 o 5 millones.

En cuanto al empleo de minas, el informe constata que dos países no miembros continuaron empleando minas antipersonales: Birmania y Rusia, aunque en este segundo caso, destacaron los autores, en menor cantidad y fundamentalmente en Chechenia.

Acerca de un tercer país, Israel, al que el Centro de Control y Coordinación de Minas de la ONU en el sur del Líbano acusa de haber plantado numerosas minas antipersonales en ese país durante la guerra del verano de 2006, el informe señala que el Monitor no ha podido confirmar esas "acusaciones graves y creíbles".

Como consecuencia de las numerosas minas plantadas en el sur del Líbano, el número de víctimas en ese país aumentó en diez veces en 2006, señala el informe.

La emergencia en El Líbano, elevó, además, la financiación internacional para la acción contra las minas hasta un récord de 475 millones de dólares ese año.

En ocho países las minas fueron plantadas por grupos armados no estatales: Afganistán, Colombia, India, Irak, El Líbano, Birmania, Pakistán y Rusia.

Otros 13 países siguieron produciendo minas terrestres: China, Cuba, India, Irán, Birmania, Nepal, Corea del Norte, Pakistán, Rusia, Singapur, Corea del Sur, EEUU y Vietnam.

Steve Goose, de HRW, destacó, no obstante, el creciente rechazo a las minas antipersonales, como lo demuestra el hecho de que desde el último informe, hace un año, cuatro países más se sumaron al Tratado: Irak, Indonesia, Kuwait y Montenegro al separarse de Serbia.