Domingo, 5 de Octubre de 2008

La SIP pide Justicia para los periodistas asesinados y denuncia las presiones de los Gobiernos

EFE ·05/10/2008 - 20:39h

EFE - (De i. a d.) Enrique Santos de "El tiempo" de Colombia; Gonzalo Marroquín de Prensa Libre, Ciudad de Guatemala; el presidente de la SIP, Earl Maucker; Santiago de Ybarra y Churruca, presidente de honor del Consejo de Vocento y Bill Casey de "The Wall Street journal", guardan un minuto de silencio por los últimos periodistas muertos, durante la reunión de la 64ª Asamblea general de la Sociedad Interamericana de Prensa.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) pidió hoy en Madrid Justicia para los ocho periodistas asesinados en el continente americano en la segunda mitad de 2008 y denunció la creciente presión que los Gobiernos de la región, especialmente los de izquierda, ejercen sobre medios y profesionales de la prensa.

En víspera de la apertura oficial, por parte del Rey Juan Carlos, de la 64 Asamblea General que la SIP celebra en Madrid, esta organización que agrupa a medio millar de propietarios y directores de medios de comunicación hizo un repaso a la situación de la libertad de prensa en las Américas, con más sombras que luces.

El día estuvo dedicado a escuchar los informes de la Comisión de Impunidad y de la Comisión de Libertad de Prensa e Información, que desgranaron, país por país, los problemas, empezando por la mera supervivencia, que afrontan miles de profesionales en el continente.

El presidente de la Comisión de Impunidad de la SIP, Juan Francisco Ealy Ortiz, fue el encargado de reclamar Justicia en nombre de esta organización para los 8 periodistas asesinados en la segunda mitad de 2008 en Ecuador, Guatemala, República Dominicana, Venezuela y México.

Ealy Ortiz recordó sus nombres: el dominicano Normando García, el ecuatoriano Raúl Rodríguez Coronel, los venezolanos Javier García y Pierre Fould Gerges, el guatemalteco Jorge Mérida Pérez y los mexicanos Felicitas Martínez, Teresa Bautista y Alejandro Fonseca.

"A sus familias y colegas les ofrecemos nuestra solidaridad y compromiso de que reclamaremos Justicia", dijo Ealy Ortiz, director del diario "El Universal" de México, uno de los países en los que más peligroso y arriesgado resulta ejercer el periodismo.

La SIP, dijo el presidente de la Comisión de Impunidad, investiga actualmente 85 casos de asesinatos de periodistas en América y ya se ha logrado que 87 asesinos cumplan sus condenas en Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Colombia, Haití, Honduras, México, Nicaragua, Paraguay, Perú y la República Dominicana.

Tras la intervención del presidente de la Comisión de Impunidad, fue el turno de la Comisión de Libertad de Información y Prensa, en la que representantes de cada uno de los países hablaron de los retrocesos y avances que se han producido en el último semestre.

Las críticas más duras fueron para los "Gobiernos izquierdistas intolerantes", como los calificó en una entrevista con Efe el presidente de la SIP, el estadounidense Earl Maucker, en referencia sobre todo a Venezuela, Ecuador, Cuba, Nicaragua y Bolivia.

Sobre Venezuela, se afirmó que la función de los medios y los periodistas independientes es cada vez "más difícil y peligrosa" y que desde el poder "se trata de ocultar y negar hechos, se amenaza, se persigue, se cierra el acceso a la fuente informativa oficial y se suprime la información estadística".

En el caso de Ecuador, se denunció que "la actitud agresiva del Gobierno del presidente Rafael Correa Delgado contra la prensa se ha redoblado" y se reprochó al mandatario ecuatoriano que esté impulsando una campaña para "dividir y polarizar a los ciudadanos".

De Bolivia se dijo que los "cada vez más frecuentes ataques verbales del Gobierno, especialmente del presidente Evo Morales, contra los periodistas, la prensa y sus propietarios" han socavado la libertad de prensa y expresión en los últimos meses.

Y de Nicaragua, que la libertad de prensa está "seriamente afectada" por acusaciones, amenazas y agresiones verbales por parte de las más altas autoridades del Gobierno, y por el uso de la publicidad y las acciones judiciales como mecanismos de coerción.

En cuanto a Cuba, se hizo hincapié en que el presidente Raúl Castro mantiene "intacto el mecanismo totalitario" sobre el uso de la información pública, la "represión" de la prensa independiente y la "renuencia" a liberar a periodistas presos.

Hubo críticas también para Gobiernos situados en el espectro político contrario, como Colombia, donde las acciones de carácter judicial contra medios de comunicación y periodistas también aumentaron, a decir de la SIP.

Según el documento expuesto por el director del diario "El Heraldo", Gustavo Bell, la libertad de prensa y de opinión sufrió en el último semestre en Colombia el incremento de la polarización política y las continuas fricciones entre distintas ramas del poder público.