Domingo, 5 de Octubre de 2008

La niña operada por Cavadas dice estar fenomenal y muy agradecida

EFE ·05/10/2008 - 17:39h

EFE - Adalis (c), una niña venezolana de 14 años que fue intervenida quirúrgicamente en Valencia el pasado 16 de Septiembre por el cirujano Pedro Cavadas, sonríe junto a sus padres, Nicolás y Norka, en la Clínica Virgen del Consuelo de la ciudad, donde se recupera tras la operación.

La niña venezolana Adalis, de 14 años, a la que el cirujano Pedro Cavadas ha extirpado un "tumor gigantesco" de la pared torácica, ha asegurado a EFE-TV que se encuentra "fenomenal" y que confía en recuperarse "lo antes posible" para poder volver a su país.

Adalis, que llegó a Valencia el pasado 31 de agosto y fue operada el 16 de septiembre, es sobrina de un militar venezolano que logró que su caso fuera conocido por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien se interesó personalmente por el mismo e incluso financió el viaje y la operación.

La pequeña, a la que se le ha extirpado un tumor que afectaba a estructuras importantes de su organismo, ha explicado que ya puede levantarse de la cama y caminar, aunque le gustaría salir del hospital porque no le gusta "estar encerrada".

La joven venezolana, que ha venido a España junto a sus padres Nicolás y Norka, ha agradecido a Pedro Cavadas que le operara, ya que si no lo hubiera hecho "no hubiera resistido".

Norka ha explicado a EFE-TV que cuando en su país le dijeron que no había solución para su hija comenzó a investigar en internet y descubrió que el doctor Cavadas había operado de la misma enfermedad y con éxito a un joven de 28 años.

Entonces, envió un correo electrónico al cirujano, quien le contestó y le llamó por teléfono para comunicarle que estaba interesado en el caso y pidiéndoles que se desplazaran lo antes posible a España para realizar la intervención.

Según Norka, su hija tenía un tumor desmoide gigantesco en la pared torácica, un tumor localmente agresivo pero que no da metástasis y cuyo único tratamiento es quirúrgico.

"El tumor ya había llegado al pulmón, estaba llegando al corazón e iba a perder el brazo izquierdo, y aunque sabía que la operación era arriesgada porque podía tener muchas complicaciones, me arriesgué", ha dicho.

Norka ha explicado que en Venezuela los médicos le dijeron "que dejara a mi hija quieta, porque no había caso ni solución. Pero sí la hay, siempre hay una esperanza y si confiamos en Dios y en personas como el doctor Cavadas podemos seguir viviendo".

Según ha explicado, le comentó a su hermano Alexis, militar con 25 años de servicio en Venezuela, que necesitaba trasladar a la niña a España y éste habló con el Gobernador del Estado de Vargas, Antonio Rodriguez, que fue al Palacio de Miraflores, sede del Gobierno, donde le dijeron "que sí nos iban a ayudar".

"El presidente Chávez tiene un corazón muy bueno y cuando se trata de uno de los suyos, como todo padre y madre, le da apoyo", ha señalado Norka, quien ha agregado que confía en su país "y en que me van a seguir ayudando, y estoy aquí de hecho porque ellos me han prestado la ayuda".

Norka ha manifestado que no sabe si cuando vuelvan a Venezuela el presidente del país podrá ver a la niña porque es un "hombre muy ocupado", aunque ha reconocido que para ella "será un honor agradecerle personalmente su ayuda" y también la del Gobernador del Estado.