Domingo, 5 de Octubre de 2008

Traian Basescu no tolerará que la UE trate a los rumanos como inmigrantes y restrinja su circulación

EFE ·05/10/2008 - 14:31h

EFE - El presidente de Rumania, Traian Basescu (c), escucha la intervención del consejero de Inmigración y Cooperación de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquett (d), en presencia del alcalde de Alcalá de Henares (Madrid), Bartolomé González, durante el Foro Europeo 2008 dirigido a ciudadanos rumanos y organizado por la Federación de Asociaciones de Rumanos de Europa (FADERE) en la citada localidad madrileña.

El presidente rumano, Traian Basescu, aseguró hoy que Rumanía no tolerará que ningún Estado miembro de la Unión Europea trate a los rumanos como inmigrantes, y añadió que tampoco aceptará restricciones a la libertad de circulación de la minoría gitana, al tratarse ya de ciudadanos europeos.

Basescu, que participó en el Foro de las Asociaciones de los Rumanos de Europa y América del Norte que se celebra en Alcalá de Henares, recordó en una entrevista con la Agencia Efe que los rumanos son ya, a todos los efectos, ciudadanos europeos, por lo que su país rechazará "cualquier enfoque de un Estado miembro que desee tratarlos como inmigrantes".

En este punto, el presidente de Rumanía quiso poner "el dedo en la llaga" al hablar de la minoría gitana, a quien -recordó- se les presta "la misma atención que a los demás rumanos", por lo que advirtió de que su país no aceptará "restricciones a su libertad de movimientos y circulación".

Según Basescu, en algunos países como Irlanda o España la minoría gitana rumana ha sido muy bien integrada, por lo que instó a Europa a comprender que "ellos representan una realidad de Europa y tenemos que encontrar soluciones".

En relación con la posibilidad de que el Gobierno español amplíe el uno de enero de 2009 por otros tres años la moratoria a la entrada de trabajadores rumanos en España, el presidente rumano se mostró "optimista", y consideró que la solución correcta es que esta moratoria no se prolongue.

Para ello, aportó el argumento de que ya no existe un flujo de mano de obra desde Rumanía hacia España, lo que elimina el riesgo de aglomeración de mano de obra en el mercado laboral español, y consideró que mantener la moratoria "no hará más que hacer que permanezca oculto un número importante de personas que no trabajan oficialmente en España".

En estas circunstancias, Basescu se mostró convencido de que levantar la moratoria permitiría identificar a los rumanos sin empleo y tratar de encontrar soluciones conjuntamente con el Gobierno español para que vuelvan a trabajar al mercado laboral rumano, donde en estos momentos hay una crisis de mano de obra.

Por su parte, el consejero de Inmigración, Javier Fernández-Lasquetty, que asistió también a las jornadas, ha afirmado hoy que la Comunidad de Madrid seguirá pidiendo al Gobierno "que no prorrogue injustamente la moratoria de libre circulación para los rumanos y en enero de 2009 los rumanos sean ciudadanos europeos de pleno derecho".

Fernández-Lasquetty ha abogado porque la moratoria de dos años a la libre circulación de trabajadores rumanos y búlgaros en el mercado laboral español, que terminará el próximo 31 de diciembre, como acordó el Gobierno, no se prorrogue más y de ese modo se facilite la integración de este colectivo, que es "la población extranjera más numerosa en la Comunidad de Madrid".

En la región están censados en torno a 200.000 rumanos, la mayoría de ellos en Madrid capital y en las poblaciones del Corredor del Henares, sobre todo Alcalá de Henares y Coslada, y, según Fernández-Lasquetty, en los últimos diez años la población rumana en la región se ha multiplicado por 225.

El titular de Inmigración ha resaltado el hecho de que se trata de un colectivo muy integrado, "joven, con ganas de trabajar y prosperar y de hecho a día de hoy uno de cada diez afiliados a la Seguridad Social en la región es rumano".