Domingo, 5 de Octubre de 2008

El dinero dentro y la garantía fuera

El 2,4% de los depósitos está en sucursales de bancos extranjeros, sin cobertura del FGD

VIRGINIA ZAFRA ·05/10/2008 - 08:00h

El mundo financiero está globalizado y ya no entiende de nacionalidades. Cuando alguien decide ser cliente de un banco, lo último que le preocupa es dónde ha nacido la entidad, dónde está su sede y si legalmente es español, europeo o japonés. Lo que importa habitualmente es si da buen servicio, tiene buenos precios y, sobre todo, si es solvente, porque uno no deja su dinero en manos de cualquiera.

Sin embargo, la nacionalidad no es cosa baladí cuando llegan las vacas flacas y se ve caer a gigantes mundiales que parecían indestructibles como Lehman Brothers, Merrill Lynch o Fortis. Cuando se llega a una crisis financiera mundial como la actual, la procedencia de una entidad y su categoría cobran una gran relevancia, porque de ello depende la garantía de los ahorros de los clientes. En España, se puede tener hasta el triple de indemnización dependiendo de la entidad con que se trabaje.

Dependiendo de la nacionalidad del banco, la cobertura puede ser triple

El Fondo de Garantía de Depósitos (FDG) cubre el dinero depositado en cuentas de entidades con ficha bancaria española, con un límite de 20.000 euros por cliente y banco, pero no se hace responsable de lo ahorrado en sucursales de entidades extranjeras, salvo que en sus países de origen no tengan ningún tipo de garantía o ésta no alcance los 20.000 euros obligatorios en Europa.

Y precisamente en esa coyuntura se encuentran en España prácticamente 30.000 millones de euros, el 2,4% de los depósitos y valores confiados a las entidades en España. Son los que están en manos de sucursales de bancos extranjeros, algunos de tanto peso como ING Direct, BNP Paribas o Lloyds. Esos fondos no cuentan con la garantía del FGD español, aunque eso no supone que estén desprotegidos. De hecho, en esos tres casos tienen derecho a más indemnización que los clientes de bancos españoles si quiebran.

En Reino Unido, triple garantía

Gobierno y banca no quieren elevar ahora las garantías para no asustar

La Directiva Europea exige un mínimo de 20.000 euros y eso es lo que está estipulado en la normativa española. Mientras, en Irlanda están asegurados todos los depósitos de las entidades nacionales; en Reino Unido se ha elevado la garantía a 50.000 libras (63.500 euros) y en Holanda está fijada en 40.000 euros. No obstante, en estos países no está creado el fondo y no se dotará salvo que haya alguna quiebra, mientras en España el FGD tiene 6.500 millones ahorrados.

Con estas diferencias queda patente que no es lo mismo cuál sea la nacionalidad del banco con el que se opera. Si cae un banco español, el cliente recibe hasta 20.000 euros casi de inmediato. Sin embargo, si lo hace una sucursal de un grupo holandés el ahorrador tendría derecho a 40.000 euros y si lo hiciera la de uno británico percibiría 63.500 euros, aunque podría tardar más en cobrarlos porque esos fondos no están dotados.

Esta disparidad nunca había sido un problema en la banca europea, pero ahora se antoja una discriminación entre los consumidores de unos países y otros, y una fórmula poco ética de competir entre entidades de diferentes nacionalidades, ya que unas las españolas tienen que dedicar una parte de sus recursos a rellenar este Fondo, mientras en otros no han de hacerlo. Eso y la preocupación de los ciudadanos por sus ahorros ha provocado que en Europa se empiece a hablar de la necesidad de igualar todos los sistemas de garantía. Mientras no se acuerde un sistema común, en España no hay pretensiones de elevar la cuantía. Se asustaría a los usuarios, argumentan Gobierno y entidades.