Domingo, 5 de Octubre de 2008

Un repaso mayúsculo

El duelo Messi-Kun no tuvo color porque el Barça goleó y fue muy superior al Atlético. A los 9 minutos, los de Guardiola ya ganaban 3-0

ENRIQUE PAREDES ·05/10/2008 - 00:20h

AFP - Messi celebra uno de los goles del Barcelona

Aunque era inevitable que el cara a cara Messi-Agüero focalizara la atención del Barça-Atlético, bastó que el balón echara a rodar en el Camp Nou para que el fútbol vindicara que está por encima de esos partidos dentro de un mismo partido. El reduccionismo, como tendencia del pensamiento, sostiene que el todo puede ser explicado nada más que con la suma de sus partes constituyentes. En el caso del fútbol, no hay mayor error para quienes aspiren a comprenderlo. Anoche tuvimos otra clara demostración. Cuando el ‘10' lo lleva un equipo, da igual que el lo luzca en la espalda sea un crack como Messi. Es el fútbol total en el que tiene cabida la calidad individual.

Los enfrentamientos entre el Barça y el Atlético han sido históricamente un derroche de goles, con casi cuatro tantos de media por partido. Anoche se superó la media. Un Barça imperial, fiel a sus creencias y a las convicciones de un entrenador que sí sabe lo que es entrenar, encontró el camino del gol con una facilidad pasmosa. Sin renunciar a su fútbol posicional, tan incomprendido y por tanto fácilmente criticado, ejecutado a la perfección por futbolistas estelares como Iniesta, Xavi, Messi, el creciente Busquets... Hasta Eto'o apareció en su mejor versión. Una delicia de fútbol, salvo, claro está, para los aficionados del Atlético, que sufrieron una derrota tan humillante como desilusionante.

Chaparrón de goles

El arranque del partido no pudo ser más agitado. Excitante para los intereses del Barça y el disfrute del Camp Nou, y estrambótico para un Atlético que cuando se quiso dar cuenta de dónde estaba ya perdía 3-0. Gol de Márquez en el minuto 3 al saque de un córner. Gol de Etoo en el 5, como consecuencia de un evitable penalti de Ujfalusi a Messi. Y gol del argentino en el minuto 8, de falta directa y ante la caraja general del Atlético y, en especial, de Coupet, que colocaba una barrera que el Barça aún no había pedido y dejó su portería vendida.

Las bajas de Seitaridis, Maniche, Simao y Forlán le servían de excusa a Aguirre para no prometer una victoria, pero nunca para dar la pésima imagen que ofreció su equipo. El Atlético ofreció un espectáculo bochornoso, Indigno de lo que representa. Primero, por no meterse en el partido y, después, por no aguantar el tipo. Se puede perder, incluso por goleada, pero nunca dar la sensación de impotencia.

El naufragio del 'Kun' fue consecuencia del hundimiento de su equipo 

Antes del cuarto de hora, Maxi marcó un golazo desde fuera del área, aunque su magnífico lanzamiento, que pilló adelantado a Valdés, le costó la lesión al argentino. Sin tiempo casi para que Aguirre le sustituyera, un sensacional pase en profundidad de Xavi a Eto' o lo aprovechó el camerunés para, esta vez sí, para recordarnos al que solía. Control, recorte a un pusilámine Ujfalusi y gol. Pudo llegar el quinto, con Gudjohnsen estaba en claro fuera de juego, aunque el islandés fue quien lo anotó.

Alves, por lo visto reservado más que tocado, se quedó fuera de la convocatoria. Su puesto lo ocupó Puyol, que apuntaló una defensa de cuatro, en teoría para que el Barça se cubriera las espaldas más de lo que acostumbra. No hizo falta. El partido se le puso tan pronto de cara al equipo de Guardiola que no se pudo ni constatar la tentación de tomar una decisión mínimamente defensiva.

A diferencia del Barça, el Atlético no teje el fútbol. Lo del equipo de Aguirre es pura improvisación. Y no sólo en las jugadas a balón parado, donde el mexicano (o sus desobendientes futbolistas) volvió a quedar retratado. Es lo que tiene vivir de la inspiración de un genio como Agüero al que si ni siquiera le frotan la lámpara, difícilmente puede salir al rescate .

Guardiola predijo que el duelo Messi-Agüero lo ganaría el que ganara el partido. No fue así. El naufragio del Kun fue consecuencia del hundimiento de su equipo. Junto lo contrario que ocurrió con Messi, que voló con el viento a favor de un equipo diez. Su jugadón al más puro estilo Maradona fue una exhibición a la que sólo le faltó el gol.

La segunda parte fue un partido menor. El Barça siguió buscando el gol y sólo Henry lo encontró. Kun y Messi acabaron en el vestuario. Uno, cabizbajo. El otro, aclamado.

FICHA TÉCNICA 

Barcelona (6): Víctor Valdés; Puyol, Márquez, Piqué, Abidal; Xavi, Sergio Busquets, Gudjohnsen; Messi (Bojan, m. 70), Etoo (Henry, m. 59) e Iniesta. 

Atlético (1): Coupet; Perea, Heitinga, Ujfalusi, Antonio López; Maxi (De las Cuevas, m.21), Assunçao, Raúl García, Luis García (Pernía, m. 46); Sinama y Kun (Banega, m. 58). 

Goles: 1-0. M. 3. Márquez, de cabeza, al saque de un córner. 2-0. M. 6. Etoo, de penalti. 3-0. M. 9. Messi, de falta directa. 1-3. M.13. Maxi, de tiro lejano. 4-1. M. 18. Etoo, a pase de Xavi. 5-1. M. 28. Gudjohnsen, a puerta vacía, tras un tiro al palo de Iniesta. 6-1. M. 73. Henry, de tiro ajustado, tras hacer una triangulación con Xavi y Bojan.

Árbitro: Iturralde. Amarilla a Maxi, Antonio López, Heitinga, Ujfalusi, Agüero, Márquez y Henry.:Camp Nou: 75.233 espectadores.