Sábado, 4 de Octubre de 2008

El arzobispo de Toledo cree que la salvaguarda de la familia es el "primer problema social"

EFE ·04/10/2008 - 14:04h

EFE - El arzobispo de Toledo y Primado de España, Antonio Cañizares, considera que la salvaguarda de la familia y el matrimonio es "el primer problema social" en España, porque "cuando se ataca a la familia se pervierten las relaciones humanas más sagradas".

El arzobispo de Toledo y Primado de España, Antonio Cañizares, considera que la salvaguarda de la familia y el matrimonio es "el primer problema social" en España, porque "cuando se ataca a la familia se pervierten las relaciones humanas más sagradas".

"Por eso la familia debería ser la primera prioridad de todo el mundo", ha escrito Cañizares en una conferencia titulada "La familia, célula básica de la sociedad e iglesia doméstica", que ha leído el obispo de la diócesis de Alcalá de Henares, Jesús Catalá, en el Congreso sobre la Familia que se celebra en esta ciudad madrileña.

Antes, el arzobispo de Toledo ha excusado su presencia en este congreso por su viaje al Sínodo de Obispos que comienza mañana domingo.

En su conferencia, Cañizares ha indicado que la familia es "blanco de contradicciones", puesto que "es la institución social más valorada en los sondeos de opinión, pero está siendo sacudida en sus cimientos por graves amenazas, claras y sutiles, incluso con legislaciones injustas que desfiguran la verdad de la familia".

"La familia -afirma- se ve acechada hoy, en nuestra cultura y nuestra sociedad, por un sinfín de graves dificultades al tiempo que sufre ataques de gran calado que a nadie se nos oculta".

A su juicio, "esta situación es tan delicada, tan grave y de tan graves consecuencias para el futuro del orden de la sociedad, que hoy, sin duda, se puede considerar la estabilidad del matrimonio y la salvaguardia de la familia como el primer problema social".

Entre esas amenazas y graves dificultades ha hablado de la separación y el divorcio del matrimonio, entendido éste como "la unión única e indisoluble entre un hombre y una mujer y abierta a la vida".

También el aborto y la falta de educación ética, en el sentido de que, en su opinión, "muchos padres han dimitido de su labor educadora cuando en una sociedad fragmentada la familia es la célula básica de la educación".

Ha recordado el arzobispo las palabras del Papa Benedicto XVI pidiendo "el testimonio y compromiso público" de las familias cristianas para "defender la intangibilidad de la vida y el valor único e insustituible del matrimonio" y ha dicho que "la familia puede salir reforzada de esta situación porque tiene recursos para ello".

Sin embargo, ha añadido, "algunas posiciones están jugando con fuego y nos estamos quemando, porque parece que existe el empeño de difundir modelos y legislaciones que atentan en la entraña de la institución familiar".

Asimismo, el obispo de Alcalá de Henares ha hecho un llamamiento para que los cristianos no reduzcan su fe a la vida privada y se impliquen en asociaciones y partidos políticos porque "a los políticos no les gusta y no les interesa que los cristianos nos metamos en la cosa pública, pero el cristiano está llamado y obligado a transformar las estructuras económicas, políticas y sociales de nuestra sociedad".

A preguntas de la audiencia, de unas 200 personas, también ha manifestado que "genéticamente está demostrado que se nace varón o mujer, esa es la verdad de la creación, e ir contra eso es ir en contra de la realidad".