Sábado, 4 de Octubre de 2008

Los mejores años de un rockero en un concierto memorable en Barcelona

La inconfundible potencia de la voz ronca del canadiense Bryan Adams ha inundado el íntimo Palau Olímpic de Badalona, donde esta noche el rockero ha recordado su mejores años

EFE ·04/10/2008 - 01:22h

EFE - El cantante canadiense Bryan Adams durante la actuación que ha ofrecido esta noche en el Palau Olímpic de Badalona para presentar su nuevo disco "11", en la reducida gira por España que el rockero completará con la actuación de mañana en Alicante.

Puntualmente a las diez de la noche se han apagado las luces, y un Palau casi lleno ha esperado con la emoción contenida a que Bryan Adams sorprendiera apareciendo en el medio de la pista, solo, con su guitarra acústica y su gran éxito de los noventa, "Can't stop this thing we started", que ha arrancado el canto unánime del público.

Era la pista que daba el canadiense para dejar claro que venía a tocar lo que sus seguidores quieren y echan en falta, el Adams más rockero, enérgico y vibrante, a la vez que profundo romántico, de los años ochenta y noventa.

Aún en solitario al centro de la pista ha interpretado una de sus baladas más conocidas, "Please forgive me", también de los noventa, y ya con el público en el bolsillo se ha dirigido al escenario cantando "The best of me", al tiempo que se mezclaba entre la masa.

Ha sido una noche de recuerdos, de grandes clásicos y sorprendentes viejas glorias del modesto rockero que ha vendido ya más de diez millones de copias.

"Hearts on fire" o la inesperada "Take me back" han sido un claro ejemplo, como "Somebody", no muy habitual en sus actuaciones de los últimos años y donde el guitarrista Keith Scott ha improvisado unos versos de rap.

No han fallado los clásicos de siempre, "Summer of '69", "Everything I do", "Run to you", "Cuts like a knife" o "Heaven", además de la celebrada "Have you ever really loved a woman", escrita para la película "Don Juan de Marco" y que en su momento interpretó con el guitarrista de flamenco Paco de Lucía.

Bryan Adams venía de ofrecer actuaciones enteramente acústicas, íntimas y quizá demasiado 'light' para su público más fiel, y el propio "11", su último trabajo de estudio, está encarado a la vertiente más acústica del canadiense.

Quizá por ello ha sorprendido esta noche un Adams entregadísimo, con su característica voz ronca más potente que nunca, y sus casi 49 años han demostrado más la voluntad y experiencia de un rockero que echa en falta su grande época, que la acomodación de una vieja gloria que puede vivir de renta.

Rock del más clásico con "Kids wanna rock" o "It's only love" donde Scott, el guitarrista que le ha acompañado en sus ya casi 30 años de carrera musical, ha demostrado estar más en forma que nunca.

Un habitual de sus actuaciones en los últimos años es el sacar una chica del público para cantar con él "Baby when you're gone", canción que originalmente fue gravada con la Spice Girl Melanie C.

La lotería le ha tocado a Helena, una barcelonesa que, para sorpresa de Bryan y de todo el Palau ha acompañado a Bryan con una interpretación nada mala.

La conexión del rockero canadiense con su público ha sido siempre uno de sus puntos fuertes, y a base de comentarios irónicos, caretas simpáticas y gestos de profundo agradecimiento ha encandilado a la audiencia catalana, que ha cantado a una sola voz "Let's make a night to remember" y "All for love", todo el público teléfono móvil en mano".