Viernes, 3 de Octubre de 2008

Sarkozy reúne a los países ricos contra la crisis

Francia, Alemania, Reino Unido e Italia intentarán hoy dar un tirón dE orejas a Irlanda

ANDRÉS PÉREZ ·03/10/2008 - 23:02h

En una crisis que coloca al mundo “al borde del abismo”, según el primer ministro galo, François Fillon, su presidente, Nicolas Sarkozy,
reúne hoy en París un G-4 europeo para armonizar posiciones frente a la crisis financiera.

El mandatario francés, que ha visto cómo se recibía con rechazo su proyecto de crear un fondo europeo salvabancos de 300.000 millones de euros, celebrará una cumbre con sus colegas alemán, británico e italiano, y la presencia, además, del presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso, del Banco Central, Jean-Claude Trichet, y del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.

Según diplomáticos franceses, de la cumbre saldrá un tirón de orejas moderado a Irlanda, que, al anunciar garantía ilimitada para los depósitos bancarios, provocó la ira británica y la actual cacofonía europea.

El secretario de Estado francés para Asuntos Europeos, Jean-Pierre Jouyet, explicó ayer qué ha quedado en la agenda del G-4 europeo. No citó una posible decisión sobre un marco común europeo para las garantías que cada país otorga a los depósitos bancarios.

Sí evocó, en cambio, el estudio de nuevas normas “sobre los fondos propios de los bancos, sobre su capacidad de crédito y sobre las actividades de titrisation”, nombre que se da en Francia a la conversión de préstamos en activos negociables en el mercado, a la manera norteamericana.

Por último, dijo Jouyet, “debemos reflexionar sobre las normas contables” que, al incluir en el balance de los bancos los activos según su fluctuación en bolsa, los hacen vulnerables.

Sólo propuestas

El presidente del Parlamento Europeo, Hans-Gert Püttering, advirtió ayer a los mandatarios del G-4 de que sólo podrán hacer “propuestas” pero que no podrán “tomar decisiones” en nombre de la UE. En un coloquio organizado por Nueva Economía Fórum, Püttering dejó claro que no es “amigo” de reuniones como ésa, a la que solo han sido invitados cuatro de los 27 Estados miembros.