Viernes, 3 de Octubre de 2008

La UE quiere limitar el sueldo de los altos directivos

El BCE permitirá a los bancos pequeños acceder a sus créditos extraordinarios

DANIEL BASTEIRO/AGENCIAS ·03/10/2008 - 22:50h

Sucesos como la indemnización de cinco millones de euros al consejero delegado del banco belga Fortis, tras solo tres meses en el cargo y tener que dimitir por un batacazo bursátil que casi acaba con la entidad, parecen haber convencido a los ministros de Economía de la Unión Europea (UE) de la necesidad de poner límites.

Los Veintisiete, que se reunirán la semana que viene para analizar la crisis económica, discutirán la elevada remuneración de los altos ejecutivos y la influencia que en sus sueldos tienen ciertas prácticas que acarrean grandes riesgos para las empresas y para el sistema financiero, como se ha podido comprobar en esta crisis.

La Comisión Europea ya había presentado unas recomendaciones sobre este aspecto en 2004, pero tres años después solo Holanda las había aplicado fielmente.

También el presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha dado un ultimátum a los directivos para que pongan fin a la práctica de las indemnizaciones millonarias conocidas como paracaídas de oro y ha reclamado a las organizaciones patronales que propongan antes del 7 de octubre un catálogo de prácticas “aceptables” sobre su remuneración porque, de lo contrario, el Gobierno regulará por ley este asunto antes de finales de año.

Liquidez para los pequeños

Por su parte, el Banco Central Europeo (BCE) anunció ayer que permitirá a todos los bancos de la zona del euro participar en sus subastas rápidas extraordinarias. El BCE permitirá así a los bancos más pequeños de la zona del euro disponer de liquidez directamente, pasando de 136 a 1.739 las entidades autorizadas.

Fuentes de las cajas dicen que en el sector ya habían articulado una fórmula para que a través de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) las entidades más pequeñas accedieran a los créditos del BCE. En cualquier caso, los expertos dicen que la medida permitirá reducir los precios en el mercado interbancario (donde se prestan los bancos entre sí) porque habrá más liquidez y más facilidad para acudir a ella.

Los despidos en Wall Street levantan la alarma

El recién destituido consejero delegado de Sovereign (banco participado por Santander), cobrará 8,4 millones de dólares, por su despido, entre bonus y retiro.

Charles Prince, anterior consejero delegado de Citi, se llevó casi 20 millones de dólares al ser despedido del banco.

El primer ejecutivo de AIG renunció a su compensación de 22 millones de dólares.

Hasta la fusión con Bank of America,  el presidente de Merrill Lynch, John Thain, había ganado ya 86 millones de dólares.