Viernes, 3 de Octubre de 2008

Bebo I de Cuba

La semana que viene, Bebo Valdés estará en el Festival VivAmérica celebrando su 90 cumpleaños y con nuevo disco, ¿la tercera juventud?

CARLOS FUENTES ·03/10/2008 - 23:11h

José Colón - Las manos que no se agotan, los dedos que no dejan de vibrar. Bebo Valdés, el incombustible.

Coño, un fantasma. ¡Pensé que estabas muerto!". Antonio Machín se quedó pasmado cuando Bebo Valdés vino a saludarle después de verle cantar, en los años setenta, en una sala de Canarias. Es una de las anécdotas preferidas del influyente pianista cubano. Un músico con tres vidas: su éxito popular en Cuba, cinco décadas de exilio y, qué paradoja, de nuevo el triunfo masivo con Lágrimas negras. Ahora, a punto de los 90 años, Bebo Valdés hace recuento de su trayectoria y de sus experiencias. Y en el disco Juntos para siempre convoca a su hijo y heredero, Chucho Valdés, a un dúo sostenido de pianistas.

Entre la alegría de vivir y el rencor por las penas del pasado, Bebo Valdés eligió siempre la música. Desde sus inicios como alumno pobre de maestras particulares en un suburbio humilde de La Habana, al homenaje que Casa de América le rendirá el próximo jueves en Madrid, coincidiendo con su cumpleaños. Esta fiesta de cumpleaños en el festival VivaAmérica anuncia, además, una gira a dos pianos en compañía de su hijo Chucho. Estarán en Cartagena (19 de octubre), Barcelona (23), Mallorca (25), Zaragoza (30), Andorra (1 de noviembre), San Sebastián (2), Valladolid (4) y Madrid (7). Han ocurrido muchas cosas entre aquellos días de infancia feliz en Quivicán y el reconocimiento masivo recobrado en los últimos años. Y Bebo Valdés ha llegado a tiempo para contarlo.

Su historia

Dionisio Ramón Emilio Valdés Amaro nació el 9 de octubre de 1918. Se crió con el danzón, pronto admiró a Ernesto Lecuona y Art Tatum. Contemporáneo de la generación que modernizaría la música cubana, aprendió primero con Óscar Bouffartique. En 1938 debutó con la orquesta Happy D'Ulacia, y pronto destacó por su capacidad como autor y, sobre todo, arreglista. En 1945, el singular Julio Cueva (que abandonó a Don Azpiazu, se afilió al Partido Comunista de España e hizo la guerra civil) le dio un chance como pianista en la ciudad de Santa Clara y con Cueva grabó su primer éxito, el montuno beguine Rareza del siglo. Trabajó luego en Haití, pero sería en la febril Habana de los cuarenta donde Bebo Valdés iba a lanzar su carrera. Entre 1948 y 1957 se ocupó del piano en el club Tropicana y fue arreglista de Rita Montaner. Muy versátil, escribió para Miguelito Valdés, Chano Pozo, Benny Moré, Pío Leiva, Celeste Mendoza, Rolando Laserie... incluso Nat King Cole visitó Tropicana.

En la efervescencia del primer jazz latino, cuando músicos norteamericanos actuaban de tarde en La Habana antes de volar para dar sesiones nocturnas en Florida, Bebo Valdés se coló también en la escena del filin, el bolero cubano dramatizado con jazz y sentimiento. César Portillo de la Luz estaba allí: "Bebo Valdés era en sí mismo una potencia y formó parte del proceso modernizador de la música cubana. Cada cultura tiene su biorritmo y su piano singular. Cuando interaccionaron el jazz y Cuba nació el latin-jazz", explica el autor de Contigo en la distancia en conversación con este periódico desde La Habana.

La de Bebo fue la primera generación de músicos cubanos que tuvo acceso habitual a la industria del disco. También gozó del auge de la radio. Y el jazz americano flotó siempre en el ambiente. Jazz con tumbao. "Bebo podía tocar a Lecuona, pero su biorritmo cubano y el aporte del jazz le hicieron abrirse a dos mundos.Él, que venía de estudiar con Félix Guerrero, tenía una formación más amplia y sólida que los guitarristas. Pero no fue un fenómeno aislado: era uno de nuestros ídolos, junto a Peruchín, Mario Romeu y René Touzet. Son los modernizadores de la música cubana, y Bebo era un eslabón importante", dice Portillo confirmando que daba pasos de gigante. En el otoño de 1952 grabó Cubano, el álbum que se considera la primera descarga cubana, al frente del grupo Andre's All Stars.

Llegó el comandante...

Con Fidel, el jazz cubano paró. Harto de líos ("me tumbaron", suele contar de su exclusión de los hoteles Hilton y Riviera y de la dirección musical de Radio Progreso), Bebo Valdés apuró grabaciones en Cuba junto a Omara Portuondo, Pacho Alonso y Niño Rivera. El 26 de octubre de 1960, él y Laserie volaron a México con Cubana de Aviación. "Sin un peso". Nadie se lo esperaba. Tampoco Senén Suárez. El músico matancero participó en el debut de Valdés en Tropicana. "Fue en 1948, él con la orquesta de Romeu y yo en el conjunto de Ernesto Grenet. Nos hicimos amigos desde el principio porque tuve, y tengo, alto concepto de él como músico y como persona", recuerda Suárez desde La Habana. Habla con orgullo cubano de Bebo: "Hizo el batanga, hizo de todo: siempre me impresionó su creatividad". Y de su hijo Chucho: "Su padre lo traía bien jovencito a las descargas". Asume, no sin emoción, la distancia que vino después. "Perdí contacto completo cuando Bebo salió de Cuba en 1960. Fue duro, piense que fueron nueve años de música todos los días en el Tropicana", cuenta Suárez.

trás quedaron la isla, una vida, una familia rota... Chucho ni siquiera fue a despedirle al aeropuerto. Hasta 1963, Bebo Valdés pasó por España (vino para el Festival de Benidorm, pero acabó tocando con Lucho Gatica) antes de unirse a los Lecuona Cuban Boys. Con ellos llegó a Suecia y el verano de Estocolmo cambió su vida. Conoció a Rose Marie Pehr- son, se casó el 1 de diciembre y asumió, ya, que nunca volvería a Cuba. "No tengo nada en contra del pueblo cubano. Tenía sólo un problema. Siempre he dicho lo mismo. No me gusta el régimen y punto", dijo a la radio P2 en 2003.
En los años del frío, Bebo armó otra familia y peleó por no dejar la música. Pianista del restaurante Ambassadeur, tocó en hoteles, escribió para un ballet y actuó un par de meses en barcos de línea a Dinamarca. Dos sesiones al día, hasta en el Círculo Polar, pero el sueldo nunca fue bueno.

Regresa el pianista

En 1987, Dizzy Gillespie actúa en Estocolmo. Paquito D'Rivera está en su banda. Y ve a Bebo Valdés tocar en el hotel Continental. En 1994 graban juntos Bebo rides again, que pone fin a 34 años de silencio. Ocho arreglos nuevos que el pianista escribe en día y medio. "Un disco de emergencia", bromearía después. En el otoño de 1995, Bebo y Chucho se citan en San Francisco. Graban El manisero para el disco de Paquito D'Rivera 90 miles from Cuba. En 1998 graba con Eladio Reinón en Barcelona, y al año siguiente El arte del sabor con Cachao, D'Rivera y Patato Valdés antes de ponerse en manos de Fernando Trueba para Calle 54.

Esperaban las listas de éxitos, más premios Grammy, libros y exclusivas. Lágrimas negras, álbum de boleros con Diego El Cigala, y la suite Bebo de Cuba ajustan cuentas con "uno de los más completos músicos que ha dado Cuba", según Helio Orovio. Brilla también Old man Bebo, conmovedor documental hilvanado por Carlos Carcas. De buen día, desde La Habana, Chucho Valdés confiesa "emoción" antes de embarcar para reunirse con el padre pianista. "Es un ciclo que se cierra. Lo deseaba y no estaba seguro de que llegara. Es maravilloso que hayamos llegado a un puerto tan hermoso", reflexiona el líder de Irakere. "En Bebo lo más genial es que no ha perdido nada de la calidad que siempre tuvo. El piano de Bebo es el piano puro cubano, lo más puro del piano cubano", nos cuenta. El nuevo disco, Juntos para siempre, "fue algo siempre soñado en la familia". "Hemos grabado ahora lo que tocábamos a cuatro manos en el piano de casa para aprender", recuerda Chucho Valdés. "Bebo hacía el acompañamiento y yo empezaba a improvisar. Era una clase magistral diaria, que luego se perdió por muchos años. Volver ahora con mi papá es lo mejor que me ha pasado en la vida. Para Cuba y su música es también zanjar un asunto pendiente. Bebo es la raíz y el tronco, yo sólo soy una rama". Como él dice, no es lo mismo pero es igual.