Viernes, 3 de Octubre de 2008

En guardia ante el mal de Chagas

Los médicos piden generalizar el cribado en embarazadas procedentes de zonas de riesgo ante el aumento de casos en España

ANTONIO GONZÁLEZ ·03/10/2008 - 21:55h

AFP - Extracción de sangre en una aldea de Honduras para detectar el mal de Chagas.

El mal de Chagas era una enfermedad prácticamente desconocida en España hasta hace pocos años, pero ha comenzado a ser motivo de preocupación para los médicos, que ven cómo desde 2001 el número de casos aumenta año a año. En 2008 se llevan contabilizados unos 450 casos.

También llamada tripanosomiasis americana, el mal de Chagas es una enfermedad tropical parasitaria causada por un protozoo que se transmite a través de la picadura de una especie de chinche presente en América Latina. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre con otras patologías tropicales, como la malaria, el mal de Chagas se transmite de persona a persona a través de la sangre, por lo que puede contagiarse mediante las transfusiones, los trasplantes y también de madre a hijo, durante el embarazo.

Pruebas a las embarazadas

En lo que se refiere a las dos primeras vías de transmisión, el problema está superado en España desde 2005, cuando un decreto estableció que los donantes de sangre originarios de la zona donde la enfermedad es endémica deben hacerse una prueba para descartar el contagio. Sin embargo, sólo en algunas autonomías, como Catalunya o Comunidad Valenciana, está regulada la necesidad de establecer pruebas en los hospitales a las embarazadas latinoamericanas para descartar que padezcan el mal y se lo puedan transmitir a sus hijos.

“Las pruebas de cribado en embarazadas procedentes de zonas de riesgo debe ser la norma”, explica a Público María Flores, del Servicio de Parasitología del Instituto de Salud Carlos III. Esta especialista, junto con otros expertos, como Juan Cuadros, del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares (Madrid), trabaja para que la generalización de estas pruebas sea una realidad. Flores, de nacionalidad boliviana, señala que el 80% de los casos registrados en España se detectan en personas de su país. El resto procede de otros lugares de Latinoamérica.

Por su parte, Joaquim Gascón, del Hospital Clínic de Barcelona –que participó ayer junto con Flores en el citado centro alcalaíno en una reunión de la Red Europea de Vigilancia de Enfermedades Infecciosas Importadas (TropNetEurop)–, aboga también por extender el cribado en embarazadas.

Aunque no se puede evitar la transmisión al feto si la madre está infectada, los fármacos existentes –el benznidazol y el nifurtinox– son eficaces para evitar que los niños desarrollen la enfermedad de forma crónica, lo que no ocurre en el caso de los adultos.

Los rasgos de una patología silenciosa

1. Una dolencia parasitaria

El mal de Chagas es una forma de tripanosomiasis, causada por el protozoo ‘Trypanosoma cruzi’, que se transmite por la picadura de chinches de los géneros ‘Triatoma’, ‘Panstrongylus’ y ‘Rhodnius’. Se considera una enfermedad endémica de América Central y del Sur.

2. Los síntomas

En su forma aguda, que es la prevalente en niños, cursa con fiebre alta , tumefacción de la cara con edema del párpado y daños en los ganglios y el hígado, además de irritación meningoencefálica. Si no se produce la muerte, la dolencia se puede convertir en crónica y durar muchos años, pudiendo pasar desapercibida para el paciente, que puede transmitirla por la sangre hasta que se manifiesta con problemas cardiacos y digestivos que pueden causar el fallecimiento.

3. Incidencia

La OMS atribuye a esta enfermedad 21.000 muertes anuales, sobre todo en América Latina. En España se han detectado en 2008 unos 450 casos –frente a los 350 de todo 2007–, casi todos en inmigrantes latinoamericanos y la cifra no deja de crecer desde 2001.

Noticias Relacionadas