Viernes, 3 de Octubre de 2008

33 Muertos y 48 heridos por las inundaciones en Ghardaia

EFE ·03/10/2008 - 20:59h

EFE - Destrozos provocados por las inundaciones en la localidad argelina de Ghardaia.

Al menos 33 personas han muerto y otras 48 han resultado heridas en las inundaciones registradas en la localidad argelina de Ghardaia, según un nuevo balance facilitado hoy por el Ministerio del Interior.

Asimismo, seis personas han muerto en otras provincias del sur y el este de Argelia a causa de las fuertes lluvias de las últimas 48 horas, indicó el ministerio.

Cuatro personas murieron en la provincia de Tebessa, fronteriza con Túnez en el este del país y otras dos en la de Ouargla, colindante con la de Ghardaia en el sur, indicó Interior.

Aún continúan hospitalizados tres de los 48 heridos provocados por las inundaciones en Ghardaia, ciudad Patrimonio de la Humanidad y cuna de los mozabitas.

La célula de crisis puesta en marcha por el Gobierno para coordinar la asistencia a las víctimas ha distribuido ya en la zona más de 890 tiendas de campaña para albergar a las familias que han perdido sus viviendas, así como 370,6 toneladas de alimentos y cerca de 60.000 botellas de agua potable.

La provincia de Ghardaia, en la que casi nunca llueve, registró el martes y el miércoles unas precipitaciones desconocidas desde hacía más de medio siglo, que provocaron el desbordamiento de los seis ríos que confluyen en el valle del M'zab, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1982.

La localidad, situada en las mesetas desérticas del norte del Sahara a unos 600 kilómetros al sur de Argel, está construida sobre un promontorio rodeado de un valle sembrado de oasis donde habitan gran parte de sus cerca de 100.000 habitantes.

Se trata de uno de los principales atractivos turísticos de Argelia, por su original configuración y por ser el centro de la cultura mozabita, rama heterodoxa del Islam de origen bereber que mantiene costumbres ancestrales como la de que sus mujeres se cubran todo el rostro en público excepto un sólo ojo.

Muchos habitantes del valle quedaron aislados por las inundaciones provocadas por las lluvias y tuvieron que encaramarse a las terrazas y los tejados de sus viviendas para escapar de las aguas.