Viernes, 3 de Octubre de 2008

La catástrofe provoca la respuesta natural

Las aves jóvenes adelantan su edad de reproducción tras un vertido de petróleo para salvar a la población

MARÍA GARCÍA DE LA FUENTE ·03/10/2008 - 21:38h

EFE - Un arao común, en la playa de Muxía (A Coruña) tras el vertido del ‘Prestige’.

Los vertidos de petróleo provocan una alta mortalidad de aves y pueden mermar su capacidad reproductora. Pero no lo hacen siempre del mismo modo. La incidencia de las mareas negras en las poblaciones de aves marinas es diferente en función de la época del año en la que se produzca la catástrofe y del lugar afectado. Un estudio que publica Journal of Animal Ecology demuestra, por ejemplo, que en el arao común (Uria aalge), que pasa el verano en Reino Unido y los inviernos migra a las costas francesas de Bretaña o a las españolas del Cantábrico y el Atlántico, los ejemplares jóvenes duplican su capacidad de reproducción cuatro años después del vertido, y no es porque huyan más rápido, sino por sus hábitos migratorios.

El científico Daniel Oro, del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (CSIC-Universidad de Islas Baleares), explica que los ejemplares jóvenes de arao común se dispersan más lejos con el buen tiempo mientras que llega su edad para el apareamiento. La probabilidad de encontrarse con un vertido depende mucho de la edad.

"Casi todas las poblaciones, incluso la humana, tienen mecanismos de compensación ante perturbaciones y, en el caso del arao común, cuando los vertidos afectan a los adultos, los jóvenes se incorporan a la población reproductora porque hay más vacantes". Para compensar la mortalidad adulta, los jóvenes empiezan a criar antes, "como también ocurrió con los hombres tras la II Guerra Mundial, que bajó la edad de reproducción", ilustra Oro.

Los autores del estudio, españoles y británicos, analizaron las consecuencias de los vertidos de los buques Prestige (2002), Erika (1999), Sea Empress (1996) y Aegean Sea (1992). La razón de elegir el arao común como especie bioindicadora en caso de derrames de fuel es que este ave vive prácticamente en el mar y no utiliza la costa, incluso duerme y reposa en el mar. En el caso del Prestige, fue una de las especies más afectadas.

Claves

1. Declive dramático

El arao común (‘Uria aalge') ha sufrido un descenso de casi el 100% de sus poblaciones en España y se encuentra en estado crítico, con menos de 50 individuos, frente a los 3.000 que había en la década de 1960.

2. Causas

La disminución de su población se debe a la caza abusiva y a la recolección de huevos, la artes de pesca y los vertidos de petróleo. Actualmente, sólo hay dos poblaciones que crían en España: en cabo Vilán y en islas Sisargas, ambas en Galicia.

3. Mareas negras

El arao común, por sus hábitos nadadores y buceadores, es muy sensible a los vertidos de hidrocarburos. El 54% de los araos en las costas atlánticas españolas entre 1980 y 1988 presentaba petróleo corporal, y entre 1989 y 1998, bajó al 33%.

Noticias Relacionadas