Viernes, 3 de Octubre de 2008

A la segunda fue la vencida: se aprueba el plan de Bush

Los demócratas salvan el proyecto de rescate financiero, que costará 850.000 millones de dólares

 

ISABEL PIQUER ·03/10/2008 - 19:25h

 

Por fin. A la 1.37 de la tarde de Washington, casi a la misma hora que la desastrosa votación del pasado lunes, la Cámara de Representantes aprobó ayer por 263 votos a favor y 171 en contra, el plan de rescate financiero propuesto por el Gobierno hace dos intensas y dramáticas semanas.

El cambio de de opinión de la Cámara opinión de la Cámara se explica por los regalos electorales que se añadieron al proyecto, el miedo a una recesión y las presiones brutales de último minuto, que acabaron convenciendo a los congresistas más recalcitrantes.

Al terminar la votación, todos se dieron palmaditas en la espalda, se aplaudieron y alabaron su espíritu “bipartidista”. En ambos bandos se torcieron muchos brazos y se negoció con dureza: los demócratas consiguieron arañar casi 30 votos de los que se pronunciaron en contra el lunes y limitar sus no a 63 irreductibles.

Los republicanos se escindieron por la mitad: 91 a favor y 108 en contra, veinticinco menos que la primera vez.

La votación marcó el final de una semana agotadora que hizo perder al índice bursátil Dow Jones 777 puntos, su mayor caída de la historia, confirmó la delicuescencia de un presidente en sus últimos meses de poder e indignó a votantes y contribuyentes.

Wall Street acogió la noticia con discreta alegría. El presidente George Bush también. Empezó agradeciendo el respaldo de los demócratas, que con su apoyo rescataron el plan del Secretario del Tesoro, Henry Paulson.

“En esta semana algunos pensaron que el Gobierno federal no estaría a la altura de las circunstancias”, dijo Bush. “Pero hemos mostrado al mundo que Estados Unidos puede estabilizar sus mercados y mantener su liderazgo”, concluyó.

El plan sigue siendo la mayor intervención estatal de la historia económica de Estados Unidos, pero si antes costaba 700.000 millones, ahora alcanza los 850.000 con las desgravaciones fiscales incluidas para satisfacer a los electorados locales de los congresistas que se opusieron a la medida. En cinco días, el plan cambió de nombre, pasó de ser un “rescate” a un “pacto de estabilización” y engordó 300 páginas con regalos clientelistas. 

Las bolsas de Nueva York caen inesperadamente 

La bolsa de Nueva York reaccionó con una inesperada caída a la decisión de la Cámara de Representantes de aprobar el plan de rescate financiero de la Casa Blanca. A lo largo del día y conforme se iba conociendo la amplia victoria del sí, el índice Dow Jones mantuvo un tono positivo, pero en el tramo final de la sesión y coincidiendo con el resultado definitivo de la aprobación del plan, cedió posiciones y acabó perdiendo un 1,50%.

Esta respuesta fue atribuida por los analistas al efecto de contrapeso negativo que tuvo la publicación de los datos del paro de septiembre en Estados Unidos. Las cifras de desempleo fueron ciertamente muy malas. Las empresas recortaron 159.000 empleos, lo que representa la mayor caída en puestos de trabajo en cinco años, y la tasa de paro subió al 6,1%.

El desempleo hizo pensar a los inversores que la economía se encamina inevitablemente a la recesión, lo cual empañó la satisfacción por la aprobación del plan de rescate financiero. 

En Europa, las bolsas, que cerraron antes de que se conociera la luz verde de la Cámara de Representantes, registraron ganancias notables.

Noticias Relacionadas