Archivo de Público
Lunes, 12 de Noviembre de 2007

Vertido de fuel amenaza las costas rusa y ucraniana del mar Negro

EFE ·12/11/2007 - 10:01h

EFE - Cinco barcos rusos han naufragado en las últimas horas en el estrecho de Kerch, que une los mares Negro y de Azov, debido a una fuerte tormenta que azota esa zona.

Las más de mil toneladas de fuel vertidas el domingo por un petrolero ruso amenazan con desencadenar una catástrofe ecológica en las costas rusa y ucraniana del estrecho de Kerch, que separan los mares Negro y de Azov.

"Se mantiene la amenaza de contaminación de las costas rusa y ucraniana del estrecho de Kerch", que comparten Rusia y Ucrania, informó hoy el Ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia.

La mancha de fuel vertida por el petrolero "Volganeft" -unas 1.300 toneladas, según estimaciones oficiales- alcanzó orillas rusas en las primeras horas de la mañana de hoy, según informaron las autoridades portuarias.

"La mancha -12 kilómetros de largo- ya llegó a la orilla. Las aves se posan sobre el fuel y mueren", aseguró Alexandr Dovgal, director adjunto de la filial de la Corporación Portuaria Rusa en Tamansk, citado por la agencia Interfax.

Debido a la peor tormenta de los últimos treinta años, el "Volganeft", que transportaba 4.077 toneladas de fuel, se partió en dos en la madrugada del sábado al domingo cerca del puerto ruso de Kavkaz, en pleno corazón del estrecho de Kerch.

Los 13 tripulantes del petrolero sobrevivieron a la rotura del casco y fueron rescatados horas después del accidente.

Vientos de hasta cien kilómetros por hora y olas de cinco metros convirtieron el domingo ese puerto ruso en zona de catástrofe.

Cinco embarcaciones naufragaron, 23 marineros resultaron desaparecidos y más de 30 barcos tuvieron que resguardarse de la tormenta en los puertos de la zona.

Las autoridades locales movilizaron hoy a más de un centenar de infantes de la marina para las labores de recogida y limpieza del fuel vertido en la península de Tuzla.

En otras zonas de la costa de la región rusa de Krasnodar, las autoridades locales también han organizado sus propios escuadrones de limpieza.

Un equipo de especialistas sobrevoló la zona del vertido en helicóptero para estimar la magnitud de la catástrofe.

"A partir de los resultados de la inspección los especialistas del Ministerio harán un pronóstico sobre las posibles secuelas ecológicas del vertido de los productos petrolíferos", aseguró Víctor Beltson, portavoz del Ministerio de Emergencia.

El subdirector del Servicio Federal de Protección de la Naturaleza (SFPN) de Rusia, Oleg Mitvol, viajó a la zona de la catástrofe al frente de una comisión de investigación.

"Los trabajos para restablecer el estado ecológico del estrecho llevarán meses", declaró el domingo.

El experto en energía nuclear de Greenpeace Rusia, Vladímir Chuprov, tachó de "catástrofe ecológica" el vertido de fuel que, en el mejor de los casos, tendrá una "magnitud local".

"Las secuelas pueden prolongarse durante meses, años o décadas. Aquellas medidas, que ahora toman los equipos de salvamento, es lo máximo que se puede hacer, pero poco ayuda", dijo.

Las autoridades del balneario ruso de Sochi, situado a 300 kilómetros de Kerch, también han formado una comisión para combatir las secuelas de la tormenta.

El primer ministro ucraniano, Víctor Yanukóvich, propuso a Rusia la creación de un grupo de trabajo conjunto, al tiempo que aseguró que la mancha "se aleja de territorio de Ucrania".

Aunque, añadió, "por el momento es difícil decir adónde se dirige, si a la costa rusa, turca o georgiana".

Yanukóvich presidió hoy la reunión de la comisión estatal sobre situaciones de emergencia para evaluar las secuelas de la tormenta del domingo en la península de Crimea.

Según el Ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia, los equipos de rescate encontraron hoy cerca de la península rusa de Tuzla los cuerpos sin vida de tres tripulantes del barco ruso "Najicheván", que transportaba azufre.

Varios helicópteros y una veintena de barcos de salvamento prosiguen la búsqueda de los otros cinco tripulantes del barco y de los quince marineros del buque de bandera georgiana "Jodzha Ismail", que transportaba chatarra y que se hundió frente al puerto ucraniano de Sebastopol.

En las labores de rescate del barco georgiano participa un helicóptero de la Armada rusa, aseguró Ígor Digalo, portavoz de ese cuerpo.

Hoy mismo, otros dos barcos rusos, "Amalteya" y "Flagman", quedaron encallados en la orilla ucraniana del estrecho de Kerch cuando las cadenas de anclaje se rompieron tras ser embestidos por las olas.