Viernes, 3 de Octubre de 2008

El Gobierno pide tranquilidad a la industria del automóvil

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, asegura que el Ejecutivo trabaja permanentemente para adoptar las medidas necesarias, en cooperación con los agentes sociales 

EFE ·03/10/2008 - 14:32h

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, envió hoy un mensaje de tranquilidad al sector de la industria automovilística y aseguró que el Ejecutivo trabaja permanentemente para adoptar las medidas necesarias, en cooperación con los agentes sociales.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta primera dijo que el Gobierno "es consciente de las dificultades derivadas de la coyuntura del mercado de automoción", en relación al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal anunciado hoy por la empresa Seat.

Este ERE afectará a unos 1.250 trabajadores, algo que sumado a dos paros en la producción que enviarían a casa a otros 3.900 empleados, perjudicará en total a unos 4.700 trabajadores, dado que algunas personas podrían verse incluidas en ambos procesos.

Reunión con los observatorios 

Ante esta situación, Fernández de la Vega recordó que esta misma mañana han mantenido una reunión los dos observatorios industriales del sector de la automoción, a la que han asistido representantes de los sindicatos, de la patronal y de los Ministerios de Industria y de Trabajo.

El sector recuperará su actividad habitual 

La vicepresidenta explicó que esta reunión ha concluido que el sector de la automoción, avalado por su competitividad, recuperará su actividad habitual en cuanto los mercados europeos superen la actual coyuntura.

Asimismo, anunció que todas las partes han coincidido en la importancia, ahora de forma particular, "del diálogo social como uno de los mejores activos para encontrar soluciones a las necesidades actuales".

Fernández de la Vega recordó que España cuenta con un sector de la automoción muy desarrollado, competitivo y en primera fila mundial, que exporta la mayoría de su producción -cerca del 80%-.