Viernes, 3 de Octubre de 2008

Importante golpe al narcotráfico en España con 44 detenidos

Reuters ·03/10/2008 - 09:02h

La Guardia Civil anunció el viernes la detención de 44 personas en una operación desarrollada en varias provincias españolas que ha desarticulado una de las organizaciones delictivas consideradas más importantes dedicada al tráfico de drogas entre la Costa del Sol y distintos países de la Unión Europea.

En la "operación Centry-Paris" se han incautado más de tres toneladas de hachís y tres kilos de cocaína, que iban a ser distribuidas en distintos puntos de la geografía española y de otros países europeos, valoradas con otro material incautado en más de seis millones de euros, informó la Benemérita en un comunicado.

A esta red se le imputan delitos de asociación ilícita, contra la salud pública, tenencia ilícita de armas, falsificación de documentos públicos, blanqueo de capitales, atentado a agentes de la autoridad, contra la seguridad del tráfico y robos con violencia.

Además de los 44 detenidos hay 11 personas que están siendo investigadas por su posible implicación en la trama. La mayoría, 34, son españoles, pero también hay 13 marroquíes, cuatro franceses, dos holandeses, un palestino y un gibraltareño.

También se han intervenido 16 vehículos, dos embarcaciones y cuatro motos náuticas utilizados para el transporte de las sustancias estupefacientes

Las investigaciones se iniciaron en octubre de 2007, cuando el Equipo Contra el Crimen Organizado (ECO) de la Guardia Civil de Málaga pudo averiguar que una persona de origen magrebí con amplio historial delictivo se había trasladado a la Costa del Sol, ante la presión policial en su lugar de residencia, en la localidad alicantina de Torrevieja.

La Guardia Civil estableció un dispositivo de vigilancia que permitió detectar que mantenía frecuentes contactos con personas relacionadas con el narcotráfico a gran escala.

El núcleo central de este grupo adquiría la droga en Ceuta y Marruecos y la introducía en la península mediante vehículos preparados o la ingesta por vía oral. El punto de destino solía ser la zona de la costa del Sol y Levante, así como otros países como Francia, Holanda o el centro de Europa.

Una vez entregada la sustancia en la península se vendía a los integrantes de otra célula asentada en Málaga y Melilla, dedicada a la distribución y venta al menudeo.

Para el traslado de los estupefacientes algunos de los integrantes de la red utilizaban vehículos con dobles fondos ocupados por parejas y menores en sus sillitas.

Con los beneficios, los máximos responsables de la organización adquirían propiedades en sus países de origen, ropa de diseñadores internacionales, joyas y otros efectos de gran valor en París o vehículos de alta gama en Alemania.

Los detenidos han sido puestos a disposición judicial que ha decretado su ingreso en prisión.