Archivo de Público
Lunes, 12 de Noviembre de 2007

Oposición acusa a Musharraf de querer manipular comicios y pide fin excepción

EFE ·12/11/2007 - 13:25h

EFE - La ex primera ministra paquistaní y presidenta del Partido Popular de Pakistán (PPP), Benazir Bhutto.

La oposición acusó hoy al presidente de Pakistán, general Pervez Musharraf, de querer manipular las próximas elecciones generales, anunciadas para antes del 9 de enero, y reclamó el levantamiento del estado de excepción antes de los comicios.

Un día después de que Musharraf confirmara que las cámaras serán disueltas esta semana, como estaba previsto, y que luego habrá elecciones legislativas, varios líderes de la oposición y magistrados advirtieron contra la posibilidad de celebrar los comicios sin que antes haya un poder judicial independiente.

La ex primera ministra Benazir Bhutto, líder del Partido Popular de Pakistán (PPP), consideró "difícil" que haya elecciones bajo el estado de excepción, al tiempo que descartó nuevas negociaciones con Musharraf.

"No se puede hablar con quien suspende la Constitución, impone un estado de excepción y oprime al poder judicial", dijo Bhutto a la prensa en la ciudad de Lahore, según el canal de televisión Dawn News.

Por su parte, en declaraciones desde Dubai recogidas por Dawn News, el ex primer ministro Nawaz Sharif, líder de la Liga Musulmana de Pakistán-N, calificó de "fascistas" los pasos de Musharraf y afirmó que celebrar las elecciones en las condiciones actuales sólo serviría para complicar la situación.

Sharif dijo que el general pretende "manipular" las elecciones y que con sus medidas está "echando más leña al fuego", al tiempo que se mostró "preocupado" por la situación del poder judicial en Pakistán.

Musharraf inhabilitó a la cúpula del poder judicial al declarar el estado de excepción y puso en su lugar a jueces afines al régimen, mientras los que hasta entonces habían encabezado la magistratura declaraban ilegales las medidas del general.

Para el hasta entonces presidente del Tribunal Supremo, Iftikhar Chaudhry, al frente del movimiento judicial contra Musharraf, el presidente ha neutralizado a los magistrados para manipular las próximas legislativas y formar un Gobierno a su medida.

En un comunicado difundido anoche, Chaudhry -bajo arresto domiciliario desde que se suspendió la Constitución- advirtió de que la manipulación de los comicios "no sería posible bajo un poder judicial independiente" y rechazó las críticas vertidas por Musharraf contra el poder judicial.

El general aseguró ayer que "una parte de la judicatura" era "la fuente de todos los problemas" en Pakistán y dijo que por eso hubo que hacer "una corrección" en el Tribunal Supremo.

Musharraf declaró el estado de excepción el pasado 3 de noviembre, pocos días antes de la fecha en la que el Tribunal Supremo tenía previsto pronunciarse sobre la validez de su reciente reelección como presidente, cuestionada por la oposición.

Aquel caso quedó bloqueado con la suspensión de la Constitución, aunque según el fiscal general del Estado, Malik Qayyum, este miércoles podrían reanudarse las vistas, a cargo del nuevo cuerpo de magistrados del Alto Tribunal, y el proceso podría estar resuelto para el próximo fin de semana.

De forma paralela a este caso, el Tribunal Supremo analiza otro recurso presentado por un ex ministro regional para protestar contra el estado de excepción declarado por el general.

La petición la presentó el ex ministro de Alimentación de la provincia del Punjab Tikka Iqbal, que asegura el general no tiene la "autoridad" para imponer esta medida porque sólo el presidente puede declarar el estado de excepción, y la validez de la reelección de Musharraf todavía está sin confirmar por el Supremo.

La situación en el país ha llevado a la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth) a convocar una sesión extraordinaria para la tarde de hoy en Londres a fin de debatir una posible suspensión de Pakistán del organismo.