Jueves, 2 de Octubre de 2008

El comisario jefe de Scotland Yard anuncia su dimisión

Reuters ·02/10/2008 - 17:27h

El comisario jefe de Scotland Yard dimitió el jueves tras haber recibido críticas hacia su liderazgo y su gestión de importantes investigaciones, entre ellas de casos de terrorismo.

Ian Blair, comisario de Scotland Yard, la policía metropolitana de Londres, anunció su dimisión 16 meses antes de de que expire su contrato de cinco años porque siente que no tiene suficientes apoyos, ni siquiera del nuevo alcalde de Londres, Boris Johnson.

La decisión se produce después de varios meses de titulares negativos acerca del comisario de 55 años, sobre todo por la muerte accidental de un hombre brasileño a manos de un policía de paisano en el metro de Londres en julio de 2005, el día después de frustrarse varios atentados suicidas contra la red de transporte y cuando la capital británica estaba en alerta tras los atentados de dos semanas antes.

"Hoy he ofrecido mi dimisión como comisario a la secretaría de interior, la cual ha aceptado de mala gana pero cortésmente", dijo Blair en una conferencia de prensa.

"No estoy dimitiendo por algún error de mi servicio ni porque sean demasiadas las presiones de la oficina y las muchas historias que la rodean".

"Ayer en una reunión, el nuevo alcalde me dejó claro de una forma muy amable y decidida que deseaba que hubiera un cambio de liderazgo (...) Sin el respaldo del alcalde no considero que pueda continuar en el puesto".

"Dimito por el interés del pueblo de Londres y del servicio policial metropolitano".

Blair, educado en Oxford, ha tenido una época tormentosa en el cargo desde que asumió el máximo puesto policial en febrero de 2005.

Además del tiroteo contra el brasileño Jean Charles de Menezes, fue acusado de discriminación racial por el oficial de policía musulmán de mayor rango del país.

Blair ha rechazado siempre las críticas contra su jefatura, y ha declarado repetidamente que no tenía intención de dimitir.

Aunque la dimisión es una sorpresa, dada su insistencia en permanecer en el cargo hasta que expirara su mandato en enero de 2010, esta decisión de Blair probablemente no tenga ningún impacto inmediato en el funcionamiento de la fuerza policial de Londres, de 31.000 efectivos.