Jueves, 2 de Octubre de 2008

EEUU, apurado por el rescate mientras tiembla la economía

Reuters ·02/10/2008 - 15:43h

El impacto de la crisis crediticia global se expandía el jueves, amenazando a industrias y empleos en todo el mundo y presionando para que el Congreso de Estados Unidos termine de aprobar un plan de 700.000 millones de dólares para resolver el caos financiero.

El destino del controvertido plan de rescate, que fue aprobado por el Senado estadounidense el miércoles por la noche, con 74 votos a favor y 25 en contra, ahora depende de la Cámara de Representantes, que tiene previsto someterlo a votación el viernes.

La Cámara de Representantes conmocionó esta semana a los mercados mundiales cuando rechazó sorprendentemente una versión inicial del plan de rescate, que el presidente George W. Bush calificó como "esencial para la seguridad financiera de cada uno de los estadounidenses".

El Banco Central Europeo dejó estable su tipo de interés de referencia, pero discutió la posibilidad de un recorte dado que las turbulencias financieras y un menor crecimiento económico disminuyeron el riesgo inflacionista, lo que fue interpretado por los mercados como signo de posibles recortes futuros.

La crisis se ha propagado fuera de las costas estadounidenses y ha pasado la frontera del sector financiero. Grandes automotrices como General Motors y Ford Motor advirtieron de duros tiempos en medio de temores a que una menor demanda provoque recortes de producción y de empleos.

"Los problemas por la crisis de las hipotecas de alto riesgo y del crédito están ahora por todo el mundo", dijo Alan Mulally, presidente ejecutivo de Ford Motor. "La caída es más larga y profunda de lo que habíamos previsto hace un año", agregó.

Las cifras en Estados Unidos revelaron un declive en la producción manufacturera y una caída en las ventas de coches, un signo de la creciente resistencia de los bancos a dar créditos a negocios o individuos.

Por otra parte, el número de trabajadores estadounidenses que solicitó nuevos subsidios por desempleo aumentó a un récord en siete años, según datos divulgados el jueves para la semana terminada el 27 de septiembre.

Los precios del petróleo retrocedían 3 dólares por barril ante expectativas de una desaceleración de la actividad económica alrededor del mundo, mientras que los principales índices de acciones estadounidenses caían más del 1 por ciento y el dólar escalaba a un máximo de un año frente al euro.

En una semana marcada por rescates bancarios alrededor de Europa, el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, será el anfitrión el sábado de una reunión de líderes de Gran Bretaña, Italia, Alemania y el Banco Central Europeo para discutir la respuesta del Viejo Continente a la crisis financiera.

Sin embargo, Sarkozy desmintió informaciones sobre que estudiaba un plan de 300.000 millones de euros (415.000 millones de dólares) similar al rescate en Estados Unidos.

/Por Eddie Evans y Ralph Boulton/.*.