Viernes, 3 de Octubre de 2008

Sangre, sudor y millones

Estreno de la polémica película financiada por el gobierno de Esperanza Aguirre con 15 millones de euros

SARA BRITO ·03/10/2008 - 10:50h

MÓNICA PATXOT - Ciudadanos delante de la sede de la Comunidad de Madrid, con el cartel de la película.

El cartelón cuelga del balcón central de la sede de la Comunidad de Madrid: Quim Gutiérrez y Paula Echevarría, rodeados de columnas de llamas, anuncian una película. ¿Publicidad de película en una institución pública? Sí, la última creación de Garci va más allá de lo cinematográfico.

Sangre de mayo es la primera gran producción de un largometraje financiada al completo por una institución pública: la Comunidad de Madrid, que ha puesto 15 millones de euros -cedidos a Telemadrid- para rodar un filme conmemorativo de los 200 años del levantamiento del 2 de mayo de 1808. Sangre de mayo ha generado dudas entre algunos historiadores que ya habían puesto en tela de juicio la política de comunicación patriótica, que el gabinete de Esperanza Aguirre ha desarrollado sobre el bicentenario. También ha dado pie a cierta incomodidad entre los productores madrileños.

"Hemos hecho una película para divulgar los acontecimientos del 2 de mayo" 

"En vez de erigir una estatua, hemos hecho una película para divulgar los acontecimientos del 2 de mayo de 1808", se asegura desde la Consejería de Cultura. Pero, bajo esta afirmación, que contiene hasta cierto pretendido candor, existe un hecho insólito: Madrid es una de las pocas comunidades que no apoya al largometraje -sus ayudas únicamente se destinan al cortometraje- y ha derivado de sus arcas una cantidad de dinero, que dobla la que el ICAA destinó el año pasado en ayudas directas a 19 filmes.

"Dan ganas de irse de Madrid", admite Miguel Ángel Morales, director de la productora y distribuidora Wandavisión. "Con ese dinero, se podían apoyar unos cuantos proyectos y es un gesto equivocado que el Gobierno regional ignore al cine y se vuelque en un sólo filme. No es una crítica contra un cineasta sino contra una política errónea", afirma.

Grandes esperanzas

Pero Luis Méndez, vicepresidente de la recién creada Asociación Madrileña Audiovisual, que reúne a buena parte de los productores de Madrid, ve el primer paso de una nueva postura frente al cine. Morales, sin embargo, no da esperanzas: "Este es un hecho aislado", opinión que la Comunidad de Madrid no confirmó a este periódico, junto al resto de cuestiones como ¿por qué no se convocó un concurso público para destinar la mayor inversión en cultura del Gobierno?

Ahora bien, la primera chispa política saltó hace mucho más tiempo. En la Asamblea de Madrid, la polémica se remonta a finales del año pasado, cuando se discutían los presupuestos de la Comunidad de Madrid para 2008, informa Yolanda González.

Los diputados de la oposición se extrañaron al ver una partida de 15 millones de euros 

El portavoz socialista de Cultura, José Antonio Díaz, recuerda que los diputados de la oposición se extrañaron al ver una partida de 15 millones de euros de la que no figuraba el concepto. "En la Comisión de Cultura, nos comunicaron que se trataba de una partida destinada a la producción de una película relacionada con el bicentenario", señala. Considera que el proyecto tiene una finalidad "muy personalista con criterios no culturales". 

Para los socialistas, la falta de transparencia también fue la nota dominante a la hora de adjudicar el proyecto a Garci. "No se hizo concurso. Fue una elección a dedo", concluye Díaz. Frente a esta afirmación, el cineasta afirma: "Nadie se pregunta por qué Gallardón le ofreció directamente a Mario Gas la dirección del Teatro Español".

Sangre de mayo es la producción más cara a la que se ha enfrentado Garci, aunque quede por debajo de los 24 millones que con Alatriste marcaron la película más cara del cine español. Hasta el 75% de los 15 millones de euros se han ido a los decorados, construidos bajo la supervisión del oscarizado Gil Parrondo en Fuente el Saz del Jarama. Las cifras son, todas, grandilocuentes: 9.000 figurantes, 30.000 metros cuadrados de decorados... y 152 minutos de metraje, que se alargarán a cuatro horas cuando la película sea emitida como mini serie en Telemadrid.

Nación española

Hay historiadores, como el catedrático de la Universidad Carlos III, Ángel Bahamonde, que aseguran que el punto de vista que la Comunidad de Madrid ha difundido este año sobre el nacimiento del concepto de nación española en el levantamiento es "anacrónico e irreal". "La noción de nación española es un proceso que se prolongó a lo largo del siglo XIX y el XX. Hoy está incompleto".

Garci no admite que se insinúe que ha habido intervencionismo en su película 

Para el autor del libro 1808-1812 España contra España, Rafael Torres la cosa está clara: "Se ha utilizado con fines políticos, como el acto fundacional de la nación española. Pura mistificación".

Por su parte, Garci no admite que se insinúe que ha habido intervencionismo en su película. "Aguirre y su equipo no vieron la película hasta el preestreno. He hecho lo que he querido". Pero es la secuencia final de los créditos, con tomas de un Madrid monumental que incluye el metro de Madrid, la que deja un regusto a propaganda.