Jueves, 2 de Octubre de 2008

Rebajada la calificación de riesgo de Banco Popular

Standard & Poor’s cree que sus activos se han debilitado

VIRGINIA ZAFRA / EFE ·02/10/2008 - 22:42h

Las malas noticias nunca vienen solas. La crisis financiera internacional y la económica nacional no dejan de dar disgustos a los bancos y cajas nacionales. Este jueves le tocó el turno a Banco Popular, al que la agencia de estimación de riesgos Standard & Poor’s le empeoró la calificación de su deuda a largo plazo (de AA hasta AA–) y mantuvo la del corto plazo (A-1+). La justificación para esta decisión es que se ha debilitado la calidad de sus activos como consecuencia del empeoramiento de la situación económica de España y, además, se ha erosionado su sólido perfil financiero.

Y lo que es más, S&P cree que el deterioro de activos no ha terminado todavía. Seguirán debilitándose en los últimos meses de 2008 y durante todo 2009. La razón es que Popular tiene la mayor parte del negocio concentrado en España y le ha alcanzado de lleno la crisis inmobiliaria, sobre todo, con la caída de Martinsa Fadesa y los problemas financieros del que fuera principal propietario de Colonial, Luis Portillo, que le obligaron a entrar en el accionariado de la promotora.

La rebaja de la calificación implica que las emisiones a largo plazo que realice a partir de ahora Banco Popular le saldrán más caras, ya que cuanto mayor es el riesgo mayor interés hay que pagar a los inversores para que adquieran los títulos.

Pese al recorte de la calificación, la agencia internacional destaca que la entidad española conoce muy bien a sus clientes, lo que le permitirá lidiar con la difícil situación que tendrá que afrontar, y apostilla que las calificaciones continúan reflejando “los fundamentos financieros sólidos” del banco y “su gestión centrada y conservadora”. También hace hincapié en que tiene una diversificación adecuada por negocios, clientes y regiones, aunque está menos expandido geográficamente que muchos otros bancos del mundo a los que le dan la misma nota.

Tras conocer su nueva calificación, Banco Popular destacó que sigue siendo una de las notas más altas entre las entidades financieras españolas y recordó que S&P le ve mejor situado que la media del sector en rentabilidad, eficiencia, resultados y gestión operativa.

La bajada de ratings es una constante en los últimos meses en el sistema financiero español. Tanto S&P como Moody’s están rebajando de forma paulatina las calificaciones de prácticamente todo el sector, especialmente de las cajas de ahorros, que por su modelo de negocio están más afectadas por la crisis inmobiliaria.

Aun así, Popular es hasta el momento la entidad más importante que ha sufrido un recorte de la calidad de su riesgo crediticio.