Jueves, 2 de Octubre de 2008

Nuevo escándalo en Francia por los ficheros policiales

Un agente de la Policía trató de hacer un listado de funcionarios no cristianos

ANDRÉS PÉREZ ·02/10/2008 - 22:24h

La caja de Pandora de los polémicos ficheros policiales volvió a abrirse este jueves en Francia. Abruptamente y de la mano de un concienzudo agente de policía política de Lyon.

El funcionario, perteneciente a la extinta Inteligencia General de la Policía (RG), intentó fichar a los empleados "no cristianos" del Consejo Regional de Ródano Alpes. Para ello, mandó el pasado 16 de septiembre un correo electrónico a la Dirección de Personal Humano del consejo.

El correo llegó desde una dirección que tenía la extensión oficial del Ministerio de Interior francés: "...@interieur.gouv.fr".En él, el agente solicitaba: "Tengan la amabilidad de indicarme si entre su personal se cuentan empleados de confesiones diferentes de las cristianas. En caso afirmativo, les ruego me indiquen si algunos de ellos han solicitado una adaptación de los horarios o de sus jornadas con el fin de poder practicar su religión".

Para justificar su demanda, decía estar efectuando un simple estudio para una asociación de ediles locales, cosa no sólo falsa, sino además absurda viniendo de un policía miembro de la ex Inteligencia General.

Estudio inexistente

"Nos informamos y esa petición de estudio no existía. Ahí fue cuando informé a la ministra del Interior, Michèle Alliot-Marie, para pedirle explicaciones", ha contado el presidente del Consejo Regional, el socialista Jean-Jacques Queyranne.

Él fue quien levantó la liebre sobre este intento de penetración, por parte de un policía político, en las bases de datos del personal de una administración pública. Interceptada a tiempo, la intentona desató la indignación generalizada y dudas sobre las intenciones del Gobierno en materia de protección de datos personales.

En la oposición, el Partido Socialista denunció un "atentado contra las libertades", además de un "ataque contra el principio de laicidad". La propia ministra de Interior, Michèle Alliot-Marie, se ha declarado "escandalizada" por la actividad "inadmisible" del agente policial y ha ordenado una investigación.

Según Queyranne, buen conocedor del Ministerio de Interior, una investigación así "sólo es realizable si se lleva adelante con cobertura de los superiores, o si el marasmo en el Ministerio es total".

El trabalenguas de Sarkozy

Aprovechando una reforma de los servicios de inteligencia, Nicolas Sarkozy coló al principio del verano un proyecto de fichero policial informatizado bautizado Edvige.El plan, que autorizaba de facto a la Policía a conservar datos de todo tipo de cualquier persona mayor de 13 años, fue retirado en septiembre ante la indignación que suscitó.

Sarkozy cargó el muerto a su ministra de Interior, Michèle Alliot-Marie, mientras que ésta, ex chiraquiana y considerada una rival potencial de Sarkozy, recordó que el proyecto es de aquél. Ahora, Edvige está siendo retocado por el Ejecutivo. Se llamaría Edvirsp y contendría menos datos, menos tiempo y mayores garantías.