Jueves, 2 de Octubre de 2008

El apoyo de CiU refuerza a Montilla en el pulso por la financiación

La unidad de los partidos catalanes no rebasa el Estatut pero es estricta con contenido y plazos

FERRAN CASAS ·02/10/2008 - 21:55h

José Montilla podrá exigir con más apoyos que se cumpla el Estatut en materia de financiación. El tripartito pactó y votó al fin con CiU una resolución en el cierre del debate de política general catalán, que si bien no desborda el texto estatutario, sí lo concreta más y marca plazos. Los términos de la unidad vienen a “reforzar” al Govern en el contexto de una negociación con Pedro Solbes que ya ha pulverizado el plazo legal del 9 de agosto y que amenaza con alargarse más allá de fin de año. Además de la resolución conjunta de financiación, el tripartito aprobó otra sintetizando lo expuesto por Montilla y sus socios en tres días de debate al reprochar a Zapatero su falta de “responsabilidad, proactividad y firmeza” en el despliegue del Estatut. Un “reto” en el que constataron una implicación desigual de Madrid.

El conseller de Economía, Antoni Castells, explicó que la resolución pactada con CiU se hará llegar a Madrid y exhibirá en la negociación. El texto no cita al Consejo de Política Fiscal y Financiera (ente que reúne a Solbes y las autonomías y que deberá validar el nuevo modelo generalizable) y remite a los órganos bilaterales. El vicepresidente se refirió este jueves mismo a ello evitando vetar la bilateralidad pero avisando de que se debe respetar la multilateralidad, que concierne a todas las autonomías menos Euskadi y Navarra.

“Rendimiento completo”


Con menos euforia y más prevenciones y realismo que cuando hace tres años aprobaron un Estatut de gran calibre en el Parlament, CiU, PSC, ERC e ICV-EUiA se dotaron de líneas rojas por debajo de las cuales dirán no a la financiación. Pero también de unas condiciones que, si se cumplen, evitarán desmarques con imprevisibles consecuencias políticas. El conseller afirmó que es “menos” lo que le separa de CiU que lo que le separa del Gobierno del PSOE.

La resolución recuerda que el Estatut es ley orgánica a respetar “íntegramente” y presenta un nuevo sistema como “una respuesta a la crisis”. En cuanto a la cesta de impuestos cedidos (50% IVA, 50% IRPF y 58% especiales) recoge que Catalunya debe disponer en 2009 de su “rendimiento completo”. También que la ordinalidad (que Catalunya no retroceda en el ranking de renta por cápita después de ser solidaria) se respetará y que la nivelación se limite a sanidad, educación y servicios sociales. Recuerda además que la financiación se revisará cada año con la población y el número de inmigrantes entre otras variables.

El tripartito y CiU insisten en la lealtad institucional para que el Estado compense el impacto que, sobre la Generalitat, tengan leyes estatales como la de la dependencia.

La gestación de la resolución, “para estar a la altura de lo que esperaba la gente”, fue costosa y la interpretación que unos y otros hacían contradictoria. Fueron Mas y Montilla en persona, el miércoles por la noche, quienes cerraron el asunto por teléfono cuando la tensión era máxima. Pero, por la mañana, el consenso volvió a descarrilar y hasta tres veces dilató la Mesa del Parlament el plazo para admitir las propuestas de resolución.

¿2.500 millones?

El escollo final fue sobre la cesta de impuestos. CiU quería el rendimiento “íntegro”, pero al final fue “completo”. Mas aceptó finalmente no incluir referencia a las cifras pero CiU hacía circular que cabía esperar, como mínimo, 2.500 millones de euros anuales más. La federación consiguió, eso sí, atar en corto a Montilla e incluir la fecha de 2009 para los impuestos. Mas espera saber en breve una cifra por boca del president que le permita juzgar el acuerdo con Madrid si es que lo hay.

Castells huía de “discusiones bizantinas” e insistía en que de la moción no se puede desprender una cifra y que dependerá no sólo de la cesta de impuestos sino del dinero que ponga Solbes encima de la mesa y de las condiciones de la nivelación (la solidaridad).

Las otras resoluciones

Crisis y obra pública
Con los votos del tripartito y la abstención de CiU prosperó una moción de apoyo a las 42 medidas que, en abril, el Govern tomó por la crisis. Los diputados acordaron congelarse el sueldo. También vio la luz el compromiso de la izquierda para que antes de fin de año se apruebe un plan de infraestructuras, que llegará tarde. El texto no decía nada del Cuarto Cinturón.

Memoria histórica
CiU,PSC, ERC e ICV-EUiA votaron un texto en que se insta al Govern a emprender todas las acciones legales necesarias para anular el jucio sumario contra el president Lluís Companys.

Gasto social
El tripartito y CiU aprobaron pedir que se territorialice el dinero que los ciudadanos destinan a gasto social mediante el 0,7% del IRPF.

Medio ambiente
Los partidos de izquierdas aprobaron solicitar al ministerio de Industria que cambie el gestor de las nucleares de Vandellós y Ascó si siguen las incidencias.

Selecciones
El tripartito aprobó, sin CiU, un texto para impulsar el reconocimiento institucional de las selecciones catalanas.