Viernes, 3 de Octubre de 2008

El PSE reivindica un euskera "libre" y "sin sectarismos"

Patxi López presenta ante el mundo de la cultura vasca sus compromisos

GUILLERMO MALAINA ·03/10/2008 - 07:30h

HUMBERTO BILBAO - Odón Elorza, Patxi López, Felipe Juaristi, Lourdes Auzmenti y Peio Salaburu, en el acto de ayer.

El líder de los socialistas vascos y candidato a lehendakari en las próximas elecciones, Patxi López, dio ayer un paso más en el camino que sigue para presentar su proyecto político a la sociedad vasca. Si hace dos semanas celebró en Bilbao encuentros con destacados dirigentes del mundo empresarial, ayer se presentó en San Sebastián ante representantes de la cultura vasca para definir su “compromiso” con el euskera. Su objetivo, declaró, es “erigir una cultura en euskera abierta y libre”, así como “alejada de cualquier tipo de confrontación” con el castellano y de “sectarismos ideológicos”.

La filosofía del PSE en este campo ha quedado impresa en la declaración El euskera en libertad, cuya letra leyeron en una primera introducción el escritor Felipe Juaristi y la lingüista Lourdes Auzmendi. El secretario general del PSE recogió su testigo para dar a conocer la parte final del escrito y enunciar así los cinco “pilares estratégicos” que pretende levantar. Entre ellos, aseguró, un sistema educativo que “atraiga al mundo del euskera a los no vascoparlantes, sin repelerlos ni forzarlos a un aprendizaje impuesto”.

Patxi López, que estudia euskera y se ha atrevido ya en sus últimas comparecencias públicas a intercalar algunas palabras en esta lengua, se soltó ayer algo más de lo habitual en su discurso ante una sala repleta de caras conocidas de la sociedad y cultura vasca.

Nutrida asistencia

Al acto, celebrado en el Palacio Miramar de San Sebastián, junto a la playa de La Concha, acudieron, entre otros, Andrés Urrutia, presidente de Euskaltzaindia (Academia de la Lengua Vasca); Juan Mari Torrealdai, también académico de Euskaltzaindia; Iñaki Goirizelaia, vicerrector de la Universidad del País Vasco; Xabier Mendiguren, presidente de Kontseilua –organismo de apoyo al euskera–, y Mertxe Mujika, coordinadora general de AEK, una entidad para la enseñanza del euskera.

La letra de la declaración El euskera en libertad no obvia, en absoluto, que Euskadi está a cinco meses de celebrar unas elecciones. “La sociedad vasca está preparada”, se señala en el escrito del PSE, “para el cambio y la alternancia en el Gobierno. Para materializar un cambio efectivo de modelo cultural es imprescindible un cambio en el Gobierno vasco”.

Y una de las banderas que piensa enarbolar si gana las elecciones será evitar que en las oposiciones de acceso a empleo público “la cuestión lingüística influya de modo determinante en las opciones de los ciudadanos”.

 

COMPROMISO SOCIALISTA
Los cinco "pilares estratégicos"

1. Mantener la financiación pública de actividades culturales en euskera sin renunciar a proteger la “cultura vasca que se expresa en castellano”.

2. Reformar EiTB –televisión y radio pública vasca– para “ofrecer un servicio de información plural y democrático, así como revisar en especial la programación y el presupuesto del primer canal de TV, que emite en euskera.

3. Defender un modelo lingüístico en la enseñanza que no obligue a los no vascoparlantes a “un aprendizaje impuesto”.

4. Desarrollar un “proyecto cultural euskaldun democrático y plural que sitúe el euskera y su cultura al margen de la utilización política”.

5. Impulsar la “recuperación del prestigio democrático” de la cultura en euskera y denunciar “abiertamente la identificación que el nacionalismo violento busca, provocando así el desapego hacia el euskera de muchos vascos”.