Jueves, 2 de Octubre de 2008

Nuevo zarpazo al legado de Musharraf

El relevo del jefe del espionaje paquistaní refuerza al Ejército

MAR CENTENERA / AGENCIAS ·02/10/2008 - 21:56h

El relevo del jefe del espionaje paquistaní refuerza al Ejército.

El jefe del Ejército paquistaní, Ashfaq Parvez Kayani, ha nombrado esta semana a un nuevo responsable de los servicios de inteligencia (ISI), institución clave en la lucha contra el terrorismo. El movimiento permite a Kayani consolidar su control sobre la agencia de espionaje tras la dimisión del ex presidente Pervez Musharraf. Al mismo tiempo, disminuye -aunque sea temporalmente- el recelo de Estados Unidos sobre el doble juego de la inteligencia paquistaní.

La CIA acusa al ISI de permitir a los talibanes afganos cruzar libremente la frontera mientras se embolsa decenas de millones de dólares de EEUU para combatir el terrorismo.

El nuevo jefe de espionaje, Ahmed Shuja Pasha, substituye a Nadeem Taj, hombre de confianza del ex jefe de Estado Musharraf. Pasha era el máximo responsable de la ofensiva militar lanzada hace dos meses en el distrito de Bajaur, fronterizo con Afganistán.

Los combates en este feudo talibán han sido bienvenidos por Washington. Ése es uno de los motivos por los que, según el analista militar Talat Masood, la elección de Pasha, de 56 años, "envía una señal positiva a los estadounidenses". Otros analistas creen que el relevo ha sido forzado por EEUU, al producirse pocas semanas después de que Washington pidiese públicamente una reforma del ISI.

Sin embargo, las relaciones entre ambos países son aún tensas. EEUU sigue dispuesto a operar en suelo paquistaní sin pedir permiso a Islamabad, mientras el jefe del Ejército paquistaní ha dado órdenes de repeler a todas las tropas norteamericanas que "violen la soberanía" del país.

El diario Dawn destacó el martes que el nombramiento de Pasha refuerza el control militar del ISI. El nuevo Ejecutivo intentó poner la agencia de espionaje bajo control civil hace dos meses, pero la tentativa fracasó.

El ISI, a menudo definido como "un Estado dentro del Estado", ha dependido siempre del Ejército. La coalición gubernamental, liderada por el Partido Popular de Pakistán (PPP), critica la interferencia de los servicios de inteligencia en los asuntos domésticos del país y su independencia de movimientos, al margen de las decisiones políticas.

"Lo que importa ahora es saber si el ISI está sometido a control civil o no, si sus operaciones y su financiación están sometidas a revisión por el Parlamento", declaró el portavoz del PPP tras hacerse público el nombramiento de Pasha.

La ONU eleva la seguridad

Dos semanas después del atentado suicida contra el hotel Marriot que causó la muerte de 54 personas, Naciones Unidas decidió ayer elevar de 2 a 3 el nivel de seguridad en todo el país.

"Esto supone que se evacuará a las familias del personal y a los empleados no imprescindibles", declaró a Efe un alto funcionario de la ONU. La medida anunciada por Naciones Unidas se suma a las tomadas por otras delegaciones diplomáticas. La ONU confía en volver pronto a la fase 2 y estudia con el Gobierno paquistaní nuevas medidas de seguridad.