Jueves, 2 de Octubre de 2008

El voto en urna, la primera batalla de la reforma electoral

PP y BNG quieren que se regule ya el sufragio de los emigrantes, antes de los comicios gallegos

JUANMA ROMERO ·02/10/2008 - 23:05h

MÓNICA PATXOT - Votación en un colegio de Madrid en las pasadas elecciones generales de marzo.

Camino, por lo menos, largo. Que por mucho que todos los partidos se hayan sentado a la mesa, los ejes de la futura reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) están verdes.

Ayer se vio con nitidez en el Congreso, donde se constituyó la subcomisión encargada de estudiar las vías de retoque de una norma vieja, de 1985. PP y BNG, apoyados por CiU, insisten en que es preciso desgajar de forma inmediata la regulación del voto emigrante, para que los españoles residentes en el extranjero emitan su sufragio en urna y no sólo por correo, “más fácilmente manipulable”, arguyen. El PSOE, como IU, pretende abordar los cambios en la LOREG de modo global. Y ahí se incluiría el siempre conflictivo rediseño del Senado como verdadera Cámara territorial. El PNV “estudia aún” qué postura defenderá en el debate.

El único acuerdo posible ayer, vista la pole, era comprometer una reunión para dentro de 15 días, en la que los grupos expondrán sus propuestas y se dilucidará el método de trabajo, que en todo caso recaerá en el presidente de la subcomisión, el socialista Alfonso Guerra.

El precedente de Galicia

El PSOE tropieza con una atadura que le enseñan a la primera PP y BNG: un acuerdo, que fraguó en julio el Parlamento de Galicia. Entonces, las tres fuerzas aprobaron una proposición de ley que ya tiene registrada el Congreso. El texto pide “homologar” el derecho de sufragio de los residentes en España al de los emigrantes, esto es, posibilitar el voto en urna y facilitar “con todas las garantías” el voto por correo. “Se puede regular ya, para que dé tiempo antes de las elecciones gallegas [previstas para marzo de 2009]. Y vemos reticencias en el PSOE, que por cierto aprobó el Estatuto del Emigrante en 2006”, aduce el diputado del PP Celso Delgado. El portavoz del BNG, Francisco Jorquera, avala esa tesis: “Al final, el PSOE hará bueno aquello de querer cambiar todo para que todo siga igual”.

“No nos negamos a regular el voto emigrante; esperemos 15 días”, se defiende José María Benegas, el portavoz socialista. Su compañero Elviro Aranda explica que “no se puede desvirtuar la primera finalidad, la reforma global, por oportunidad electoral”. El diputado mira al Gobierno, que ya descartó el sufragio en urna por su “complejidad técnica”. “Voluntad y ganas de trabajar, todas”, destacan en Moncloa. “Pero el debate está en la subcomisión”.

El PP no cambió la norma

Las posiciones en Galicia son una copia casi exacta a las del Congreso. A PP y BNG no les valen las “patéticas excusas” de las dificultades logísticas. “¿No puede hacerlo España y sí Ecuador? Si el PSOE demora el asunto intencionadamente, sería muy grave”, apunta el portavoz nacionalista en la Cámara autonómica, Carlos Aymerich. “En todo caso, nosotros siempre hemos dicho lo mismo”, añade.

La pulla va para el PSOE... y para el PP, que gobernó durante más de 20 años la Xunta de Galicia y estuvo dos legislaturas al frente de la Moncloa sin promover los cambios que hoy reclama con urgencia. “Quizá se debió hacer antes, puede ser, pero ahora la emigración tiene más peso político”, señala el diputado gallego-argentino José Manuel Castelao, del PP.

El portavoz socialista, Ismael Rego, mantiene como “principal opción” el voto en urna, “abierto a explorar otras vías”. “No es una urgencia. Hicimos los deberes. Que no nos den lecciones”.