Jueves, 2 de Octubre de 2008

Localizan 2.000 plantas de marihuana en un bosque de Castellón

La plantación se encontraba oculta en un bosque de pinos de Alcalá de Xivert

AGENCIAS ·02/10/2008 - 19:52h


La Guardia Civil ha desmantelado una "importante" plantación de marihuana, que disponía de riego por goteo y dos secaderos, que se encontraba oculta en un bosque de pinos situado en un terreno montañoso del término de Alcalá de Xivert y que podría alcanzar las 2.000 plantas.

Según ha informado la Guardia Civil en un comunicado, esta plantación, por sus características, tamaño, volumen de producción e infraestructura, es una de las mayores aprehendidas en España.

La operación, que continúa abierta, comenzó ayer por la mañana cuando varias patrullas se desplazaron a una zona abrupta de las partidas de Racó de Giner y Tormasal, donde se tenía conocimiento de la existencia de una plantación de marihuana.

Efectos para su cultivo 

Los agentes consiguieron localizar esa plantación diseminada en dos laderas de una zona montañosa con densa vegetación y que disponía de tres balsas de agua y riego por goteo, agua obtenida de forma ilegal mediante una manguera de goma de un huerto situado en la parte alta de la montaña.

Además se localizaron dos secaderos, uno de ellos de unos 90 metros cuadrados, construido con vigas metálicas y techo de lona, con numerosas plantas en su interior en proceso de secado y corte.

Algunas de las plantas alcanzaban los tres metros de altura 

Igualmente se han localizado numerosos efectos para su cultivo y tratamiento tales como diversos cuchillos, navajas, hachas, mangueras de goteo, bidones de agua, tierra para cultivo, bolsas de abono, semilleros, cañas y bolsas.

El Ayuntamiento de Alcalá de Xivert está colaborando "activamente" con la Guardia Civil para la extracción y traslado de las plantas, alguna de las cuales superan los tres metros de altura, según han apuntado las mismas fuentes.

En lo que va de año en la provincia de Castellón se ha incautado un total de 95 kilos a los que se sumará lo incautado, aunque todavía se desconoce el peso de las plantas. El año pasado, la cantidad total ascendió a 315 kilos.