Jueves, 2 de Octubre de 2008

Un jurado popular condena al asesino del metro de Barcelona con el atenuante de transtorno mental

EFE ·02/10/2008 - 15:38h

EFE - El joven condenado por empujar a la vía del metro de Barcelona a un hombre sordomudo de 52 años, vendedor de cupones de la ONCE, en su comparecencia en marzo de 2007 ante el juez.

Un jurado popular ha declarado hoy por unanimidad culpable de asesinato a David Zafra, el joven que en febrero de 2007 empujó a las vías a un usuario del metro de Barcelona, que murió arrollado por el convoy, con la atenuante de alteración psíquica por la esquizofrenia que padece.

En su veredicto, leído hoy en la Audiencia de Barcelona, el tribunal popular que juzgaba a David Zafra considera que el acusado sufre una esquizofrenia que altera sus facultades mentales sólo de forma "moderada", y no grave, como mantenía la Fiscalía.

También por unanimidad, el veredicto ha declarado al procesado culpable de asesinato con alevosía, por haber atacado a la víctima de forma súbita y sorpresiva, y con la agravante de disfraz, ya que David Zafra cometió el crimen con el rostro parcialmente cubierto por la capucha de su chaqueta para evitar su identificación.

Para apreciar la atenuante de trastorno mental, el jurado se ha basado en el dictamen de los psiquiatras forenses, que mantuvieron en el juicio que, si bien el procesado sufre esquizofrenia, cuando mató al usuario del metro no era víctima de un brote psicótico o un delirio que anulara por completo sus facultades mentales.

Además, según argumenta el tribunal en su veredicto, la enfermedad mental que padece el procesado -que los forenses calificaron de entre leve y moderada- no debía ser "tan grave", teniendo en cuenta que en su historial médico figuran sólo ingresos hospitalarios cortos, de escasos días.

Para determinar la autoría del crimen, los miembros del tribunal han estimado las declaraciones de los testigos presenciales, que desmontaron la versión de David Zafra de que fue detenido por error cuando se encontraba en la puerta del metro, después de que el verdadero culpable del crimen le obligara a ponerse su chaqueta y su mochila.

Ante el veredicto del jurado popular, el fiscal, que pedía 14 años de prisión para el procesado por considerar que la esquizofrenia que sufre es de carácter grave, ha elevado su condena a 17 años y medio de cárcel, mientras que la acusación particular la ha mantenido en 17.

Por su parte, la defensa de David Zafra ha solicitado para su cliente la pena mínima por asesinato con alevosía, con la agravante de disfraz y la atenuante de trastorno psíquico, condena que rondaría los quince años de cárcel.