Jueves, 2 de Octubre de 2008

Merkel insta a recuperar la confianza entre Rusia y Occidente tras la crisis del Cáucaso

EFE ·02/10/2008 - 15:38h

EFE - El presidente ruso, Dmitri Medvédev (dcha), conversda con la canciller alemana, Angela Merkel, durante un encuentro en San Petersburgo (Rusia) hoy, 2 de octubre.

La canciller alemana, Angela Merkel, criticó hoy la actitud "desproporcionada" de Rusia en el conflicto bélico con Georgia e instó a Moscú a restablecer la confianza en sus relaciones con Occidente.

"Consideramos desproporcionada la reacción rusa en este conflicto y hemos declarado que hay que restablecer la confianza mutua", dijo Merkel al intervenir junto al presidente ruso, Dmitri Medvédev, en el "Diálogo de San Petersburgo", un foro de debate y cooperación bilateral reunido hoy en la antigua capital de los zares.

Merkel recordó que la Unión Europea ha presentado un plan de arreglo del conflicto caucásico y abogó por un mayor papel de los observadores internacionales que deben relevar a las tropas rusas en las franjas de seguridad en torno a las separatistas regiones georgianas de Abjasia y Osetia del Sur, cuya independencia Moscú ha reconocido.

Añadió que en las negociaciones bilaterales que celebrará hoy con Medvédev, además de unas consultas intergubernamentales al más alto nivel, también planteará la necesidad de un "diálogo preventivo" con Rusia y Occidente sobre toda una serie de regiones donde pueden surgir "conflictos similares", según la agencia Interfax.

La canciller alemana citó en concreto los problemas de Kosovo, Bosnia-Herzegovina y la región separatista moldava de Cisdniester, mientras otras fuentes alemanas, según la prensa, mencionan también la península ucraniana de Crimea, reclamada por nacionalistas rusos.

En este contexto, la canciller abogó por crear "una nueva arquitectura de seguridad" para Europa y todo el mundo, idea que durante su reunión con Medvédev la víspera también apoyó el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Medvédev, por su parte, afirmó hoy que las relaciones políticas y económicas entre Rusia y Alemania son "un factor de estabilidad" para el espacio euroatlántico y no dependen de las divergencias que existen entre ambos países.

"A pesar de las discrepancias que surgen, entendemos y tomamos en cuenta intereses del otro", dijo Medvédev en alusión a las criticas occidentales por la guerra en Georgia.

El jefe del Kremlin agregó que "las relaciones entre Rusia y Alemania son constructivas, suponen un factor de estabilidad de todo el espacio euroatlántico y no dependen de la coyuntura geopolítica".

Ambos dirigentes coincidieron en que la actual crisis financiera demuestra que el mundo necesita nuevas normas para los mercados de valores y nuevos mecanismos internacionales de gestión de crisis, debido a la gran "interdependencia" que existe en las condiciones de la globalización.

Al tiempo, Merkel advirtió de que "las sociedades no abiertas pueden intentar esquivar esta interdependencia", lo que perjudicaría a la sociedad civil, en alusión a las tendencias de autoaislamiento de Rusia y a las denuncias de involución democrática en el país.