Jueves, 2 de Octubre de 2008

China dice que la leche es limpia mientras el temor se extiende

Reuters ·02/10/2008 - 12:42h

China intentó el jueves reparar la confianza en sus productos lácteos, diciendo que los últimos análisis químicos habían determinado que la leche está limpia, aunque el escándalo ya ha se propagado por todo el mundo.

La administración de seguridad alimentaria dio órdenes a los comercios para que exhibieran una lista de las marcas fiables después de que no se hallasen signos de melamina en yogures y leches de 65 compañías.

No obstante, no fue un certificado sanitario de buen estado para la leche de fórmula. El organismo de seguridad alimentaria dijo el miércoles que 31 pruebas habían dado positivo de melamina, que se ha añadido a la leche para hacer trampas en los análisis de calidad.

Miles de niños en China han caído enfermos y cuatro han muerto después de beber leche contaminada.

El escándalo lácteo, el último en China tras una larga serie de problemas alimentarios, también provocó el jueves más retiradas de leche y advertencias sanitarias.

Las autoridades sanitarias de Taiwán ordenaron la retirada de seis tipos de productos lácteos de Nestlé después de que unos análisis hallasen rastros de contaminación procedente de China. Dijeron que no había ninguna alarma sanitaria pero que las retiradas eran necesarias para tranquilizar a los consumidores.

Los dirigentes de Nestlé dijeron que los productos de China eran seguros y urgieron a las autoridades de Taiwán a introducir "criterios con base científica" en los análisis de melamina.

En Alemania, el Ministerio de Agricultura y Alimentación del estado de Baden-Wuerttemberg confirmó que los caramelos chinos "White Rabbit" vendidos en una tienda en Stuttgart contenía partes de melamina pero su consumo no suponía ningún riesgo para la salud.

En Corea del Sur, las autoridades encontraron cantidades diminutas de melamina en productos lácteos de Nueva Zelanda que se usó en fórmulas para bebé y prohibió su importación.

También se dijo que China había prometido a Japón y otros socios comerciales que pararía todas las exportaciones de productos lácteos hasta que su seguridad quedara garantizada.

Diplomáticos occidentales no podían confirmar tal reunión y dijeron que China sólo puede haberse reunido con países vecinos.

El Ministerio de Agricultura chino garantizó el jueves la seguridad de los suministros de productos lácteos a Hong Kong, donde se ha retirado de los estantes chocolate, leche para té en polvo y yogur hechos en China.

China envía unas 43,5 toneladas de productos lácteos a Hong Kong cada día, dijo el ministerio.

Países en todo el mundo han prohibido las importaciones de leche chinas a medida que ha quedado claro la extensión de la contaminación.

Decenas de empresas extranjeras se han visto obligadas a retirar productos en cuyos ingredientes se incluye leche china o garantizar a sus clientes que sus productos son seguros.

China ha dicho que el gobierno de Shijiazhuang, la provincia donde está la sede del Grupo Sanlu cuya leche contaminada desencadenó el escándalo, trabajó en un informe de la compañía sobre la contaminación durante más de un mes, mientras se celebraban los Juegos Olímpicos de Pekín.

/Por Simon Rabinovitch/