Jueves, 2 de Octubre de 2008

Timoshenko viaja a Moscú para negociar con Putin precios y suministros de gas

EFE ·02/10/2008 - 12:45h

EFE - Rueda de prensa de la primera ministra de Ucrania, Yulia Timoshenko (iz), y del primer ministro ruso, Vladimir Putin, en Moscú (Rusia), el pasado 28 de junio. Timoshenko ha viajado a Rusia para negociar con Putin el precio y el suministro de gas.

La primera ministra ucraniana, Yulia Timoshenko, viajó hoy a Moscú para negociar con el jefe del Gobierno de Rusia, Vladímir Putin, los precios y montos de los suministros de gas ruso a Ucrania en los próximos tres años.

Timoshenko partió para Moscú con un pequeño retraso debido a que la nave aérea que la esperaba en el aeropuerto Borispol de Kiev fue puesta a disposición del presidente Víctor Yúschenko tras detectarse un fallo en el avión presidencial.

Este año Ucrania recibió de Rusia 55.000 millones de metros cúbicos de gas (un 75-80 por ciento de sus necesidades) a un precio de 179,5 dólares por cada mil metros cúbicos, que en adelante Moscú pretende elevar hasta los 400 dólares.

La tarea de Timoshenko es negociar una reducción de esa cifra o al menos arrancar a Moscú un período transitorio de subida paulatina del precio, así como acordar que los suministros en adelante se realicen de forma directa, sin polémicas compañías intermediarias.

A cambio, Timoshenko dará garantías a Moscú sobre el transporte ininterrumpido del gas ruso a través de Ucrania, por cuyo territorio pasa casi el 90 por ciento de los suministros de carburante ruso con destino a Europa.

Los resultados de las negociaciones en Moscú son de importancia política, y no solo económica, para Ucrania, donde va en aumento el pulso entre Timoshenko y Yúschenko, que, pese a ser formalmente aliados, son rivales de cara a las próximos comicios presidenciales.

La actitud del Kremlin hacia Timoshenko, que desde hace tiempo elude las criticas a Rusia, es mucho más favorable que respecto a Yúschenko, quien irritó a Moscú con su política pro-occidental y su apoyo directo a Georgia en el reciente conflicto bélico con Rusia.

Mientras, el futuro del actual Gobierno ucraniano está en entredicho, pues la incapacidad de los partidos de Timoshenko y de Yúschenko de formar una nueva coalición gobernante, tras romperse la anterior, puede permitir pronto al presidente disolver el Parlamento.