Jueves, 2 de Octubre de 2008

Miles de peces muertos en el Tajo, en una zona próxima a una central nuclear

La mayoría eran barbos, carpas y percasoles 

EFE ·02/10/2008 - 10:46h

Miles de peces han aparecido muertos en el río Tajo en una zona muy próxima a la presa de Arrocampo, embalse de refrigeración de la central nuclear de Almaraz.

La gran mortandad de peces era perfectamente visible a lo largo de la franja costera situada junto al antiguo bar-restaurante Moya, actualmente abandonado, a la altura del kilómetro 201 de la antigua N-V.

Según pudo comprobar Efe en un recorrido de apenas 300 metros por la orilla del río se agolpaban cientos de peces muertos, la mayoría barbos, pero también carpas, algunas de gran tamaño, y percasoles.

Alerta de un pescador   

Las primeras alertas han surgido esta mañana y a lo largo de la jornada se han acercado hasta la zona afectada agentes del SEPRONA, técnicos de Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) y de la Consejería de Medio Ambiente.

"Hay muchos peces muertos"

Un pescador que se encontraba en el lugar de los hechos ha asegurado que esta tarde, sobre las seis y media, dos agentes de la Guardia Civil han estado haciendo fotografías y recogiendo muestras del agua.

"Hay muchos peces muertos", ha afirmado el pescador, vecino de un pueblo próximo, que ha indicado que "se ve que bastantes peces que se mueven cerca de la superficie están también tocados".

La causa de la muerte de los peces se desconoce por el momento y habrá que esperar a ver si el análisis de las aguas arroja alguna luz sobre lo sucedido.

Mucha espuma 

Sin embargo, el presidente de la Plataforma de Afectados por la central nuclear de Almaraz, Máximo García, presente en el lugar de los hechos, ha explicado que tras ser avisado por una vecina que posee una finca en la zona se ha acercado a donde desemboca el agua de Arrocampo "y hemos visto que tiene mucha espuma, como si hubiera algún vertido, porque se ve más espuma de lo normal".

El área donde se han detectado los peces muertos es una zona del río con escasa corriente y que sufre fuertes subidas y bajadas del nivel de las aguas debido a que se halla entre embalses.

Por su parte, fuentes de la central nuclear de Almaraz negaron que exista relación entre estos hechos y la planta, ya que, según dijeron, está más próximo al embalse de Valdecañas, además de que, según les han comunicado desde la Confederación Hidrográfica se debe al propio movimiento natural de tierra en los embalses, que libera ácido sulfhídrico.

Agua no apta para peces

Las investigaciones del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil descartan que la muerte de los miles de peces se deba a la existencia de cualquier tipo de vertido tóxico y apuntan a la eutrofización del agua como su causa.

SEPRONA descarta que la muerte de los peces se deba a vertidos tóxicos 

Tras realizar una serie de analíticas del agua, se obtuvieron unos parámetros básicos que en varios de los puntos analizados arrojaron unos resultados de calidad de las aguas como no aptas para la vida de los peces.

En concreto, ha explicado la Delegación del Gobierno, se detectaron concentraciones de oxígeno inferiores a tres miligramos por litro de agua.

Las investigaciones del SEPRONA pusieron de manifiesto la existencia de una gran cantidad de materia orgánica en suspensión en las aguas que favorece el crecimiento de las algas, lo que es indicativo de un proceso de eutrofización de las aguas.

Se trata de un proceso natural en el se consume gran cantidad de oxígeno y que ocasiona mortandad en la fauna piscícola de la zona.