Jueves, 2 de Octubre de 2008

El Senado de EEUU aprueba el rescate financiero

Reuters ·02/10/2008 - 05:22h

El Senado de Estados Unidos aprobó el miércoles un plan de rescate financiero por valor de 700.000 millones de dólares que líderes políticos y empresariales consideran crucial para evitar una catástrofe económica.

El proyecto de ley trata de reanimar los mercados mundiales del crédito y los préstamos interbancarios, congelados desde que las instituciones financieras comenzaron a tambalearse por el peso de las hipotecas impagadas.

Entre advertencias de que la falta de medidas podría llevar al país a una depresión, el Senado aprobó el proyecto con 74 votos a favor y 25 en contra y envió la medida a la Cámara de Representantes, que probablemente la votará el viernes.

La atención se centra ahora en la Cámara, que el lunes rechazó una propuesta similar provocando una caída en picado de los mercados mundiales. En respuesta, los líderes del Congreso añadieron al proyecto dos enmiendas que podrían convertir a sus detractores en partidarios.

Los cambios contemplan una reducción de impuestos y una extensión de la protección federal a los depósitos bancarios.

"Este proyecto se ha cargado con tantos beneficios que también debería ser aprobado por la Cámara", dijo Edward Meir, un analista de MF Global.

El líder de mayoría del Senado, el demócrata Harry Reid, dijo que espera que la Cámara apruebe el viernes el proyecto.

El secretario del Tesoro, Henry Paulson, cuya propuesta original de tres páginas aumentó a cientos cuando los legisladores se involucraron, elogió la votación del Senado e instó a la Cámara a actuar rápidamente para ratificarlo.

Si la Cámara aprueba el proyecto, éste pasará a la Casa Blanca para que lo firme el presidente George W. Bush y que así se convierta en ley.

"Esto envía una señal positiva de que estamos preparados para proteger la economía de Estados Unidos, al asegurarnos de que los estadounidenses tengan acceso al crédito necesario para generar empleo y mantener funcionando los negocios", dijo Paulson.

Los responsables de los bancos centrales de todo el mundo cuentan con que el plan de rescate dé al Departamento del Tesoro de Estados Unidos el poder de comprar activos tóxicos de las firmas financieras, limpiar sus balances generales y revivir los préstamos.

REPERCUSIONES EN EUROPA

La crisis crediticia también reverberó entre los bancos europeos mientras las señales de recesión aumentaban en Estados Unidos.

La actividad de las fábricas estadounidenses se redujo en septiembre a su menor nivel desde la recesión de 2001 y los mayores fabricantes de automóviles registraron una disminución de sus ventas en el país en septiembre, encabezadas por una caída de un 34 por ciento de Ford Motor.

En Europa, Francia y Alemania chocaron por la idea de un fondo de rescate europeo similar al de Estados Unidos, en medio de nuevas señales de contagio de la crisis mundial de crédito.

El italiano UniCredit es el último banco sometido a escrutinio después de que redujera sus objetivos de ganancias para 2008.

/Por Daniel Trotta y Richard Cowan/.*.