Jueves, 2 de Octubre de 2008

REM: Brillo y bajones

VÍCTOR LENORE ·02/10/2008 - 01:19h

EFE - El cantante del grupo norteamericano REM, Michael Stipe, durante el concierto que el trio de Athens (Georgia) ha ofrecido hoy en la plaza de toros de Las Ventas.

El pop no está obligado a sonar sencillo y directo. También puede apostar por formas ingrávidas y enigmáticas, tal y como demostraron REM desde comienzos de los años ochenta. Esta vez presentaban "Accelerate" (2008) un disco irregular y prescindible, pero que remonta el naufragio del olvidable "Around the sun" (2004). La canción que da título al nuevo álbum rebajó la intensidad de la recta final, pero "Man-sized wreath" encajó sin problemas entre su espléndido cancionero. Piezas nuevas como "Hollow man" o "Supernatural superserious" se muestran más cumplidoras que emocionantes.

Resulta complicado decepcionar cuando atesoras dos décadas y media de grandes canciones. A pesar de esa ventaja no estuvieron muy inspirados al elegir repertorio, especialmente en ese parte acústica donde se hicieron pesadas "I`ve been high" y una desinflada "Let me in". Se confirmó la impresión de algunos cronistas del recital de Murcia que notaban al grupo algo cansado. Las sorpresas de la noche fueron presentar una canción nueva ("Starring down the barrel of middle distance") y un final desconcertante versionando el "I wanna be your dog" de los feroces Stooges. Por suerte no salió Miguel Bosé a cantar "Lo que hay es lo que ves" (el dueto de "Papito" debe de ser lo peor que ha grabado Stipe en su vida). La voz de REM se conformó con brindarle la eufórica "It`s the end of the world as we know it (and i feel fine)" . Ya en el 99 le dedicó "At my most beautiful" en el Gutiérrez festival.

Brillaron piezas pegadizas y agridulces como "Imitation of life", "Walk unafraid", "The great beyond" o la pletórica "Man on the Moon" . Mención especial para los sofisticados visuales. La pregunta sin responder es por qué las entrada costaban cincuenta euros, aunque aún estamos rascándonos la cabeza al recordar que sus paisanos The B-52`s cobraban dos más.