Miércoles, 1 de Octubre de 2008

Endulzan el plan de rescate para convencer a los congresistas

Reuters ·01/10/2008 - 20:38h

Entre la espada y la pared en la pelea para aprobar el rescate financiero de 700.000 millones de dólares a pocas semanas de las elecciones, los líderes del Congreso de Estados Unidos están desplegando sus mejores armas para lograr la aprobación: agregar exenciones impositivas al controvertido proyecto.

El presidente estadounidense, George W. Bush, dijo que confiaba en que el Congreso apruebe el plan de rescate para calmar las turbulencias de los mercados, señalando que el paquete había sido mejorado con un alza en los límites sobre los seguros de los depósitos bancarios.

"Es muy importante aprobar esta legislación de manera que estabilice la situación para que no empeore", dijo el mandatario a la prensa en la Casa Blanca.

Bush dijo que los miembros del Congreso necesitaban tomarse el proyecto "muy en serio", ya que es importante para que el crédito pueda fluir nuevamente en la economía.

El Senado aspira a votar cerca de las 19:30 hora local (23:30 GMT) un reacondicionado proyecto de ley que permitirá al Gobierno comprar deuda incobrable en manos de Wall Street que amenaza con hundir la economía global.

Además de agregar edulcorantes impositivos al proyecto, se está añadiendo otra disposición para calmar los temores de los votantes de perder los ahorros de sus vidas: El Gobierno federal incrementaría el seguro de los depósitos bancarios a 150.000 dólares desde los 100.000 dólares actuales.

La medida llegaría después de que tres de los mayores bancos estadounidenses sucumbieran en los últimos meses.

El líder de la mayoría en el Senado, el demócrata Harry Reid, abrió el miércoles la sesión suplicando por la aprobación y diciendo: "Tengo la esperanza de que esta noche veremos una marcada votación en respaldo al plan y que el bipartidismo mostrado aquí en el Senado hoy incitará a la Cámara de Representantes a hacer lo mismo" en los próximos días.

Fue la Cámara la que el lunes se negó a aprobar el proyecto de ley, provocando una caída histórica de 778 puntos en el índice bursátil Dow Jones.

Pero para lograr una victoria bipartidista en ambas cámaras, los líderes demócratas y republicanos han encontrado un edulcorante para convencer a más miembros de cada partido político para que respalden el proyecto.

Reid habló de un paquete de exenciones impositivas que estará destinado a la clase media, a las pequeñas empresas y a los empresarios que trabajen en proyectos de energías renovables.

Además de una baja en las tasas impositivas de la clase media, Reid dijo que las otras disposiciones "crearán cientos de miles de empleos aquí en Estados Unidos".

El Congreso está decidido a renovar estas exenciones impositivas de cualquier forma, para la próxima presentación de impuestos en abril.

Además de los recortes impositivos, los líderes del Congreso están trabajando ampliamente para convencer a los votantes de que el rescate es también para la gente de a pie y no sólo para Wall Street.

"Esto no es para el bajo Manhattan (la cuna del distrito financiero de Estados Unidos)", dijo Reid. En cambio, devolver la normalidad a los mercados ayudará a la "gente a mantener sus empleos, comprar un coche, poder obtener un préstamo para ese coche", agregó el legislador.