Miércoles, 1 de Octubre de 2008

Zapatero pide un nuevo plan de seguridad mundial

Cree que el próximo presidente de EEUU debe «evitar cualquier tentación» de otra Guerra Fría

ANA PARDO DE VERA ·01/10/2008 - 22:10h

El presidente del Gobierno acudió ayer a su primer encuentro con el sucesor de Vladímir Putin, en el palacio Konstantínovski de San Petersburgo, con la mano tendida para la cooperación bilateral entre España y Rusia. Y, por supuesto, con el deseo de trasladar la necesidad de configurar “una nueva arquitectura de seguridad” en el mundo, “un orden definitivo” que debe cobrar forma cuando la Guerra Fría es pasado. Una Guerra Fría de la que, por cierto, la OTAN supone el último vestigio, recordaban fuentes diplomáticas asistentes al encuentro.

Recordando el conflicto todavía fresco entre Rusia y Georgia por las independencias de Osetia del Sur y Abjasia, que estalló a principios de agosto y que ayer seguía avanzando en su resolución con la entrada de los doscientos observadores de la UE en territorio georgiano, José Luis Rodríguez Zapatero reivindicó, como en este caso, el papel de la Unión Europea como “actor principal” para mantener el orden internacional.

“Esto nos debe llevar a dar un siguiente paso –anunció el jefe del Ejecutivo español–, un nuevo acuerdo entre Rusia y la UE”. Un acuerdo de amplia cooperación, prosiguió Zapatero, “porque la Unión Europea necesita a Rusia y la Comunidad Internacional, el orden internacional, necesita a Rusia”.

Artículo en NYT

Con casi nueve años recorridos del siglo XXI, el fantasma del enfrentamiento entre los países de la órbita soviética y la estadounidense protagonizó ayer buena parte de la rueda de prensa conjunta entre los mandatarios español y ruso.

Tras el encuentro privado de Zapatero con el consejo editorial de The New York Times, el pasado 24 de septiembre en sede central del periódico estadounidense, tres días después se supo, a través de su columnista Nicholas D. Kristof, que el presidente del Gobierno temía una reedición de la Guerra Fría si era John McCain quien, finalmente, resultaba elegido presidente frente a Barack Obama.

En el palacio Konstantínovski, ante Dmitri Medvédev, el presidente del Gobierno suavizó un poco las palabras que le adjudicó Kristof, aunque no las desmintió. Zapatero afirmó que el próximo presidente de EEUU, “sea quien sea”, ha de tener como tarea principal “evitar cualquier tentación” de una vuelta a la Guerra Fría, “como se ha venido especulando”. El candidato republicano John McCain había planteado la posibilidad de establecer sanciones a Rusia e, incluso, expulsarlo del G-8, tras la invasión de las fuerzas de Medvédev a Georgia.

Por su parte, el presidente ruso fue muy tajante: “No hay indicios de que surja una nueva Guerra Fría. La OTAN está más interesada en mejorar las relaciones con Rusia, posiblemente, que Rusia con la OTAN”. Para concluir, Medvédev, que no citó a ninguno de los candidatos a la Casa Blanca, quiso enviar un mensaje muy claro al próximo mandatario norteamericano: “Que el nuevo presidente se ocupe de los problemas económicos que tiene en su país y que están afectando a todos”.

“Pedir opinión” a Rajoy

De vuelta al terreno doméstico, el presidente del Gobierno explicó que en la reunión que mantendrá en fechas próximas con el líder del PP, Mariano Rajoy, prevé facilitar a éste “amplia información” de la situación económica, pero también “pedirle su opinión” sobre “cuestiones estructurales” de la economía española, más allá de la coyuntura actual de la crisis.

Zapatero señaló que aún no hay fecha para su encuentro con Rajoy, ya que está “pendiente de poder encajar las agendas y buscar el momento más oportuno”. Y subrayó que su intención en esa cita es poder hablar en un ambiente “sosegado” y alejado de las confrontaciones parlamentarias. Zapatero quiere informar a Rajoy “sobre la situación económica y el sistema financiero”y darle los “datos” y “previsiones” que maneja el Gobierno.