Jueves, 2 de Octubre de 2008

Southwood: "Solo vemos el 4% del universo"

David Southwood, director científico de la ESA. El investigador busca las respuestas de la física teórica en el estudio del cosmos

DANIEL MEDIAVILLA ·02/10/2008 - 09:45h

Southwood, hoy, durante una presentación en el Congreso de Astronáutica en Glasgow. ESA

El científico David Southwood se acerca al lugar de la entrevista con una copa de vino en la mano y bromea: “Haz como que no la has visto”. Este físico británico, con maneras de profesor paciente, es director de ciencia y misiones robóticas de la Agencia Europea del Espacio (ESA) desde 2001. Habla con pasión de su trabajo: “La llegada a Titán de la sonda Huygens, cuando envió las imágenes de ríos de metano, fue el mejor momento de mi vida”. El peor, la pérdida de la sonda Beagle en Marte. Ahora, se preocupa por nuevas misiones, que cambiarán la visión del Universo.

Hablando del progreso de la exploración espacial, usted dice que hace 50 años los agujeros negros eran algo casi ficticio…

Eran una construcción, no había evidencia física. Y durante el desarrollo de mi vida he podido ver cómo eso ha cambiado. Gente como Stephen Hawking mostró que hay formas de detectar un agujero negro y ahora hemos podido observarlos, porque sabemos cómo se comportan. Sabemos que la materia que entra en el agujero emite radiación y podemos ver el resultado. La ciencia siempre tiene que ser experimental. La idea más genial puede estar equivocada.

¿Qué teorías brillantes se intentarán demostrar de forma empírica en los próximos años?

Hay varias. Una tiene que ver con un asunto un poco vergonzoso para los astrónomos. ¡Solo vemos un 4% de la masa del Universo! Pero sabemos que por el modo de rotar de las galaxias, de acuerdo a las leyes de Newton, debe haber una gran cantidad de masa que no brilla, pero debe estar ahí para explicar esa forma de rotar. Y hay algo incluso más exótico, la energía oscura. Sabemos que el Universo se expande, pero no se expande de forma uniforme. ¿Qué es lo que está impulsando esa expansión? Esa es otra de las cuestiones fundamentales de la física. Quizá nos expliquen algo sobre su naturaleza experimentos terrestres como el Large Hadron Collider (LHC), pero yo siempre apostaría por el espacio para la resolución de estos misterios.

En el espacio, las misiones robóticas suelen ser más baratas y eficientes que las tripuladas, pero llaman menos la atención. ¿Es posible crear misiones robóticas con el tirón de las tripuladas?

Sí, aunque no vale cualquier misión científica. Ya ha sucedido con el Hubble. Muchas de sus imágenes han atrapado la imaginación humana. Y algo así sucedió con las primeras imágenes del telescopio COBE, mostrando el fondo cósmico de microondas (los restos del Big Bang). En ambos casos, lo que captura la imaginación del público es algo que tiene relación con ellos mismos. En el caso del fondo de microondas, aunque se observa una trama moteada, la gente sabe que en algún lugar entre esas motas están las claves sobre el origen del Universo y de ellos mismos. En la foto del Hubble que se llamó Los pilares de la creación, ves la creación de las estrellas, pero también ves un proceso por el que ha pasado todo el material del que está hecho nuestro cuerpo.

Marte ha atraído interés y dinero durante mucho tiempo, aunque no se ha encontrado vida; ‘Phoenix’ ya ha encontrado agua… ¿Mantendrá el planeta rojo su atractivo?

En 1976 los americanos colocaron a Viking en Marte y fue la última vez que llegaron allí en 20 años. La razón por la que no regresaron es porque no había suficiente interés. Pero creo que lo que sucedió entonces, la decepción por no encontrar vida sobre Marte, no volverá a suceder de nuevo. Hay interés en un programa de exploración continuado.

¿Qué se puede hacer aún allí?

Probablemente lo más interesante sería encontrar una fuente de agua explotable. No sólo sería interesante desde el punto de vista científico, sino que tendría grandes implicaciones para nuestras posibilidades de sostenernos allí si fuéramos a vivir. Además, se puede pensar en nuestro planeta e imaginar cuánto tiempo haría falta para explorarlo con robots.

En los últimos 50 años los satélites abrieron los ojos a fenómenos antes invisibles a través de los rayos gamma o los X, algo que permitió conocer los agujeros negros. ¿Se contará en los próximos años con nuevos sentidos para estudiar el espacio?

Creo que no hemos acabado de mirar al Universo con rayos gamma o X, pero se abrirá una nueva ventana cuando construyamos un observatorio de ondas gravitacionales. Está en los planes de la ESA y de la NASA, aunque sin fecha concreta. Me extrañaría que la observación del Universo de ondas gravitacionales no nos diese una sorpresa. Es una nueva terra incognita.

¿Podría explicar en qué consistirán las misiones que la ESA lanzará en breve, los telescopios ‘Herschel’ y ‘Planck’?

Planck nos va a llevar al inicio del Universo, nos permitirá estudiar el fondo cósmico de microondas, la evidencia que queda de que el Universo comenzó expandiéndose en algún momento a partir del Big Bang. En ese ruido de fondo hay faltas de uniformidad que pueden enseñarnos cómo era la estructura del Big Bang. Herschel, por su parte, se ocupará del espectro infrarrojo. Esta luz la emiten objetos relativamente fríos, como nosotros mismos, y nos dejará ver el nacimiento de las estrellas. Las estrellas nacen en una región de polvo frío, y el infrarrojo permite ver a través de ella. Además, permitirá ver el nacimiento de planetas.