Miércoles, 1 de Octubre de 2008

Sin inglés no se entiende Ciudadanía

El Gobierno de Camps obvia las carencias de la enseñanza de idiomas en primaria e infantil

BELÉN TOLEDO ·01/10/2008 - 21:48h

La Generalitat valenciana publicita estos días en televisión un Plan de Extensión del Trilingüismo cuya medida estrella es la impartición de la asignatura de Educación para la Ciudadanía en inglés. Sin embargo, el anuncio, que incluye frases como “para ser ciudadanos de éxito, tus hijos merecen estudiar en inglés”, obvia las graves carencias que la enseñanza del idioma extranjero presenta en los ciclos de Educación Infantil y Primaria en un elevado porcentaje de los colegios valencianos.

Sindicatos como CCOO o STEPV, la asociación de directores de colegios de Educación Primaria y la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos (FAPA) coinciden en que un 70% de las escuelas no puede impartir inglés a los niños entre 3 y 5 años este curso, a pesar de que así lo dispone la Ley Orgánica de Educación. La Generalitat publicó una orden en la que se invitaba a los centros a introducir el idioma extranjero en este ciclo, aunque “en ningún caso supondrá
aumento de la plantilla”.

La Administración sostiene que hay profesorado suficiente. Directores como Vicente Mañes, del colegio Bertomeu Llorens, y profesores como Ana Escuriola, del Carles Salvador, constatan que en sus respectivos centros no hay docentes que puedan enseñar inglés a los niños de Infantil. En el caso del Carles Salvador, se incumple la LOE desde hace  un año:

“El curso pasado, no pudimos dar inglés en Primaria. Hasta este mes, no nos ha llegado el profesor necesario, a pesar de que organizamos protestas y manifestaciones continuas”, explica Escuriola.

“Citizenship” no se entiende

Mientras, la Consellería no ha escatimado en medios para conseguir que Educación para la Ciudadanía se imparta en inglés. Se ha llegado a ordenar que dos profesores impartan las clases de forma simultánea: el de Ciencias Sociales, que aporta los contenidos, y el de inglés, que los traduce. Además, la Administración ha enviado inspectores que han avisado a aquellos profesores que se negaban a adoptar este método de que se exponen a la apertura de un expediente.

Todos estos esfuerzos no han conseguido lo principal: que los niños de 2º de la ESO, el curso al que corresponde la asignatura, entiendan Educación para la Ciudadanía cuando la está impartiendo un profesor en lengua inglesa. “No tienen un dominio de la lengua suficiente como para entender los conceptos, no es posible aclarar los matices ni establecer debates”, se lamenta Eduardo Pérez, profesor de Filosofía y encargado de la asignatura en el instituto Ballester Gozalvo de Valencia.

¿La consecuencia? Según Vicente Baggetto, portavoz de la Asociación de Directores de Secundaria, será “un suspenso masivo si las clases se dan con el nivel de contenidos que marca la ley”.