Miércoles, 1 de Octubre de 2008

Trillo:"Hernando y López no son nuestros"

Los socialistas exigen "apariencia de neutralidad" a los candidatos al TC

PÚBLICO ·01/10/2008 - 21:37h

EFE - Rubalcaba y Trillo charlando, en una foto de archivo.

El portavoz de Justicia del PP, Federico Trillo, sorprendió este miércoles a propios y extraños. Los dos únicos candidatos del PP para el Tribunal Constitucional, Francisco José Hernando y Enrique López, "no son de los nuestros", aseguró. Y añadió un "de verdad", para atajar cualquier atisbo de duda.

Su explicación es que pese a que son los únicos candidatos propuestos por el PP a través de los Parlamentos autonómicos, "los jueces son muy suyos".

Sin embargo, la actuación de López y Hernando en el anterior Consejo del Poder Judicial resta credibilidad a esta teoría. Ambos encabezaron el bloque de mayoría conservadora que se convirtió en ariete contra las políticas del Gobierno. Y no sólo a través de las declaraciones públicas de López como portavoz, sino también con la redacción de informes que nadie había solicitado, como el de los matrimonios entre personas de mismo sexo o el del Estatuto de Catalunya. A ello habría que añadir los múltiples artículos publicados durante los últimos años por Enrique López en La Razón, que coincidían casi milimetrícamente con las posturas del PP.

"No quemar"

En declaraciones a Televisión Española, el ex ministro de Defensa explicó que su partido proponía sólo dos candidatos, para no "quemar" a otros "inútilmente" y porque no le gusta el procedimiento existente para elegir a los magistrados del Tribunal Constitucional, pese a haber sido refrendado por el propio Alto Tribunal.

Por su parte, el portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, aclaró que su partido reclamará "apariencia de neutralidad", aparte de "neutralidad" e "imparcialidad objetiva". Los candidatos deben ser y parecer neutrales, condiciones que en opinión de los socialistas incumplirían López y Hernando, informa Juanma Romero.

El PSOE, subrayó Alonso, respetará "el juego limpio" de las instituciones, dejando que sea el Senado el que se pronuncie, aunque también exigirá que se cumplan los "criterios generales" básicos para acceder al TC, como el "reconocido prestigio" y la "apariencia de imparcialidad".