Miércoles, 1 de Octubre de 2008

La Cámara de Representantes podría volver a votar el viernes el plan de rescate

Si el Senado aprueba esta noche la versión suavizada del plan que se rechazó el pasado lunes

AGENCIAS ·01/10/2008 - 20:24h

La Cámara de Representantes de EEUU podría volver a votar el viernes el nuevo plan de rescate financiero, si el Senado aprueba hoy la nueva versión de este paquete de medidas, según indicaron fuentes legislativas.

El Senado tiene previsto votar esta tarde una versión suavizada de rescate financiero, que incluye alivios fiscales y más medidas de apoyo al ciudadano medio. Si se aprueba, se enviará a la Cámara Baja para su aprobación.

La Cámara baja rechazó el lunes por 228 votos contra 205 una versión inicial del plan de rescate financiero, lo que provocó de inmediato el desplome de todas las bolsas, entre ellas Wall Street, que sufrió la mayor caída de su historia. Este plan suponía el desembolso de 700.000 millones de dólares (casi medio billón de euros) en la compra de la deuda "tóxica" de la banca.

Alivio fiscal 

Ahora, la versión que hoy analiza el Senado contiene una medida para evitar que la clase media y los pequeños empresarios se vean afectados por el "impuesto mínimo alternativo", lo que supone, en realidad, un alivio fiscal.

Además, el texto incluye una medida para incrementar hasta 250.000 dólares (175.000 euros) las garantías que se aplican a los depósitos que los particulares y las pequeñas empresas tienen en los bancos, en caso de que la entidad entre en quiebra.

Esta medida tiene una gran importancia para los bancos, pues evita la fuga de depósitos que se está produciendo de las pequeñas entidades hacia las grandes, ante la sensación que tienen los clientes de que su dinero estará allí más seguro.

Otra de las incorporaciones al texto es la aplicación de nuevos incentivos fiscales para la promoción de las energías renovables, y la imposición de una obligación a las compañías de seguros médicos para que cubran el tratamiento de enfermedades mentales, como lo hacen ya con las físicas. Pese a estas modificaciones, el eje central del plan sigue siendo la autoridad que se dará al Tesoro para adquirir la deuda de mala calidad de la banca por importe de 700.000 millones de dólares.