Miércoles, 1 de Octubre de 2008

La UE entra en zonas de seguridad en Georgia

Reuters ·01/10/2008 - 17:32h

Los observadores de la Unión Europea ingresaron el miércoles por primera vez en la zona intermedia controlada por Rusia, alrededor de la región separatista de Osetia del Sur, en un comienzo sin dificultades para su operación pacificadora.

Los 200 observadores adicionales de la UE comenzaron a desplegarse según un acuerdo de alto el fuego negociado por Francia, que en diez días debería ver la retirada de las tropas rusas de las dos zonas de seguridad dentro de Georgia, ocupadas después de su breve guerra en agosto.

El Ejército ruso y los responsables de la UE han señalado que aún no existe un acuerdo sobre el acceso total a las zonas. Sin embargo, el miércoles, al menos dos patrullas de la UE ingresaron en la zona intermedia de Osetia del Sur de forma separada, más allá de los puntos de control rusos.

Un periodista de Reuters que viajaba con una de las patrullas, conducida por observadores civiles franceses, entró en el pueblo de Nabakhtevi, cerca del noreste de la ciudad de Gori. "Estamos en la zona intermedia", confirmó uno de los observadores.

Después de largas negociaciones con comandantes rusos, una segunda patrulla entró en el pueblo de Karaleti, una región conocida como la prueba clave de la agilidad de Rusia para supervisar el acceso.

Karaleti se encuentra en una de las principales carreteras que conducen a Osetia del Sur desde el sur y es parte de un sector donde los grupos de defensa de los derechos humanos sostienen que los paramilitares han saqueado y atacado pueblos georgianos étnicos desde que comenzó la guerra.

Miles de pobladores han escapado de la guerra.

"Las patrullas tuvieron su primer contacto con las autoridades y la población", señaló un portavoz de la UE. "Ellos también pasaron por diferentes puntos de control rusos y las denominadas zonas adyacentes", dijo el portavoz y agregó que las operaciones habían comenzado "fácilmente".

La misión de la UE sostuvo que esperaba coordinar una retirada "paso a paso" de las fuerzas rusas y un regreso simultáneo de la policía georgiana a las zonas intermedias para evitar un vacío de seguridad que podría ser explotado por las milicias en tránsito.

Rusia, cuyas tropas accedieron en respuesta a una ofensiva georgiana por recuperar Osetia del Sur, ha dicho que no se permitirá la entrada de los observadores a Osetia del Sur o una segunda región separatista, Abjasia, reconocida por Moscú y Nicaragua como estados independientes.

Moscú sostiene que no es necesario que los observadores de la UE trabajen en Osetia del Sur o Abjasia, porque sus tropas garantizan seguridad. Rusia planea ubicar a más de 7.000 tropas en regiones rebeldes.