Miércoles, 1 de Octubre de 2008

Antiviolencia propone multar al Espanyol con 18.500 euros

Reuters ·01/10/2008 - 16:22h

La Comisión Nacional contra la Violencia propuso el miércoles imponer una multa al Espanyol de 18.500 euros y de 65.000 a los seis detenidos por los incidentes del sábado en el derbi catalán en el estadio olímpico de Montjuic, informó a Reuters un portavoz del Consejo Superior de Deportes.

El encuentro, que ganó el Barcelona 2-1, estuvo detenido varios minutos en la segunda mitad cuando unos aficionados 'ultra' del Barça presuntamente lanzaron bengalas hacia los espectadores situados en las gradas inferiores.

Además, la comisión ha recomendado que los cinco 'boixos nois' y el seguidor del Espanyol detenidos no puedan acceder a los recintos deportivos durante cinco años.

La Delegación del Gobierno en Cataluña es el organismo encargado de imponer estas sanciones.

Los Mossos d'Esquadra, encargados de la seguridad del derbi, localizaron la presencia de bengalas en el campo a principio del partido, pero decidieron no intervenir para no provocar un problema más grave donde estaban los aficionados radicales del Barcelona.

El lanzamiento de bengalas provocó una serie de declaraciones cruzadas entre responsables del Espanyol, Barcelona y los Mossos sobre la responsabilidad de cada uno en los acontecimientos.

En el plano deportivo, el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol aplazó ayer su decisión sobre los incidentes en este partido hasta el próximo 3 de octubre, para que ambos clubes presenten sus alegaciones, ya que los dos "incluyen apreciaciones que podrían incidir en la responsabilidad del otro club que participó en el encuentro".

Competición también tiene la potestad de imponer sanciones como clausurar campos.

Los incidentes en Montjuic han reavivado un debate sobre la violencia en el fútbol, y han recordado el caso de un niño de 13 años que murió al ser alcanzado por una bengala en 1992 en el estadio de Sarriá, donde entonces jugaba el Espanyol y que supuso un punto de inflexión para evitar la entrada de bengalas en los estadios.