Miércoles, 1 de Octubre de 2008

Cinco años sin pisar un estadio y 65.000 euros de multa para los seis ultras

Antiviolencia propone también una multa de 18.500 euros para el Espanyol y exime al Barça de toda responsabilidad 

AGENCIAS ·01/10/2008 - 17:24h

La comisión Antiviolencia ha propuesto hoy multar al Espanyol con 18.500 euros por los incidentes ocurridos en el partido de Liga contra el Barcelona del sábado, cuyos causantes tendrán que pagar 65.000 euros por el lanzamiento de bengalas y tendrán prohibido el acceso a los recintos deportivos durante cinco años.

Albert Soler, presidente de la Comisión y director general de Deportes, explicó que se ha aplicado "la pena máxima de prohibición de entrada a cualquier recinto deportivo" a los seis aficionados identificados como causantes de los hechos -cinco Boixos Nois detenidos y uno del Espanyol-, que también recibirán multas por lanzamiento de piedras a vehículos policiales, lanzamiento de objetos e invasión de campo.

Según explicó Soler, la Comisión consideró infracción muy grave el lanzamiento de bengalas por parte de los aficionados identificados, para los que propone multa de 65.000 euros a cada uno y prohibición de acceso durante cinco años.

Otras infracciones 

Por el resto de infracciones, consideradas como graves por la Comisión, ésta propone 6.000 euros de multa y dos años sin acceder a recintos deportivos por el lanzamiento de piedras a coches de las Fuerzas de Seguridad; 4.000 euros y un año de prohibición por lanzamiento de objetos y otros 4.000 euros y 12 mese de prohibición por invasión de campo.

Dos multas propuestas para el Espanyol que suman 18.500 euros 

La Comisión también propuso dos multas para el Espanyol, como organizador del encuentro, por infracción grave, al presentar deficiencias en las medidas de control de acceso y permanencia de espectadores cuantificadas en 15.000 y 3.500 euros, respectivamente. La nueva ley contra la violencia establece para infracciones graves multas de 3.000 a 60.000 euros y de 60.001 euros hasta 650.000 como máximo por infracciones muy graves.

Soler recordó que la propia Comisión consideró el encuentro previamente como de alto riesgo y reconoció que ha sido "consciente del esfuerzo que hizo el club para evitar" los sucesos y de las alegaciones que ha presentado en su defensa a la hora de proponer un castigo para éste.

También explicó que Antiviolencia no ha recibido ningún informe de seguridad que hable del comportamiento de los jugadores del Fútbol Club Barcelona y que "no es competente para analizarlo si no es así", aunque sí hizo un llamamiento para que se eviten actitudes que puedan inducir a la violencia.

"Los jugadores están dentro del ámbito disciplinario federativo y no tenemos competencia directa, pero la Comisión quiere hacer un llamamiento a la responsabilidad no sólo de los jugadores sino de todos los actores para extremar al máximo los comportamientos que pueden inducir a la violencia por lo que todos tienen de influencia", dijo.

Sin multa para el Barça

Soler también explicó que no se propone ninguna multa para el Barcelona ya que el club "no tiene responsabilidad sobre la actitud de sus seguidores". "Sería complicado responsabilizarlo de acciones de personas con derechos y obligaciones. No les hace diferentes por ser de un club de fútbol o de otra organización", dijo.

El presidente de Antiviolencia indicó que aunque el acta arbitral sí refleja el lanzamiento de una botella al campo este hecho no figura en el informe de seguridad y explicó que la Comisión tampoco tiene datos para determinar si se procedió de forma adecuada al cacheo de los aficionados antes de acceder al campo.