Miércoles, 1 de Octubre de 2008

España evita la derrota ante Irán gracias a una memorable reacción

La selección asiática iba ganando 0-3 al descanso ante la vigente campeona del mundo de fútbol sala

AGENCIAS ·01/10/2008 - 17:24h

EFE - El jugador de España Borja (d) celebra el gol del empate ante Irán.

La selección española no pudo estrenarse con una victoria en el Mundial de Fútbol Sala al empatar hoy a tres goles ante Irán en un emocionante encuentro en el que la campeona del mundo sufrió más de lo esperado.

El empate deja un sabor agridulce al combinado español, que pese a llegar al descanso con un 0-3 en contra, logró con mucho esfuerzo igualar el partido y hasta dispuso de un doble penalti a su favor a falta de 20 segundos para la conclusión, aunque el disparo de Kike dio en el cuerpo de Nazari, el portero iraní.

Los asiáticos asustaron por primera vez con Hashamzadez en un contraataque en el segundo minuto, que Luis Amado desbarató con una gran parada. Sin embargo, no pudo hacer lo mismo dos minutos más tarde, cuando en otra contra, Mohammad Taheri avanzó a Irán con un colocado disparo que tocó en Javi Rodríguez y despistó al portero español. 

Susto en la primera parte 

Pese al gol, el encuentro siguió con la misma tónica: dominio absoluto de España, siempre en campo iraní, ante una ordenada selección que aprovechaba cualquier ocasión para salir en rápidos y peligrosos contraataques.

En el minuto 12, una peligrosa falta a favor de España terminó con el balón en el fondo de la red de "la roja". El disparo de Álvaro fue a parar en la barrera y la estrella del conjunto iraní, Vahid Shamsaee, salió disparado por la banda derecha hasta superar por debajo de las piernas y desde fuera del área a Luis Amado.

Venancio López pidió entonces un tiempo muerto para intentar poner orden al desconcierto en la defensa española, aunque sólo 17 segundos después del segundo gol, Irán vertió un nuevo jarro de agua fría a las esperanzas españolas al lograr el tercer gol.

Tras otro robo de balón en defensa, Hassanzadeh salió como una bala hacia el marco rival y después de superar a Kike, último defensor español, pisó suavemente el balón por encima para dejar sentado al guardameta español y hacer subir con un sutil toque desde el lado izquierdo el tercer gol de Irán.

Remontada de campeón

Tras el descanso, los campeones del mundo sacaron su casta y oficio y no repitieron los mismos errores que en la misma parte. Torras logró a los dos minutos el primer gol español, al levantar la pelota por encima de Nazari, que vio impotente como el balón terminaba al fondo de su portería.

España se volcó en ataque pero chocó siempre con un equipo muy bien ordenado atrás. Sin embargo, a la media hora de partido Borja logró romper la defensa iraní con un preciso y rápido giro y mandó el balón a la escuadra de Irán para el 2-3 en el marcador.

Encerrado atrás, Irán volvió a amenazar con sus rápidos contraataques a una España que intentaba a la desesperada el gol del empate, aunque en este período no tuvo tanta fortuna como en el primero. Quien si la tuvo fue nuevamente Torras. El jugador del Inter Movistar se sacó un potente disparo a cuatro minutos del final que hizo justicia ante el buen partido de ambos combinados.