Miércoles, 1 de Octubre de 2008

El Gobierno italiano despliega 500 militares en Caserta para luchar contra la Camorra

El Ejecutivo aprobó un decreto ley para acabar con la mafia napolitana tras el asesinato de un italiano y de seis inmigrantes africanos

EFE ·01/10/2008 - 17:20h

AFP - Uno de los sospechosos en el asesinato de siete ciudadanos en la zona de Nápoles.

Los 500 militares destinados por el Gobierno italiano para luchar contra la Camorra, la mafia napolitana, ya se encuentran en la provincia de Caserta, situada al sur del país, a la espera de recibir la autorización para poder comenzar los controles.

El Ministro de Defensa, Ignazio La Russa, viajó hoy a Caserta para saludar a los 500 militares, pertenecientes al cuerpo de paracaidistas Folgore, uno de los más especializados del Ejército italiano. "Millones de italianos agradecen vuestra labor", dijo La Russa a los soldados, a quienes explicó que la mayoría de la opinión pública del país apoya su despliegue en esta zona.

El Gobierno aprobó un decreto ley para enviar al Ejército a la región tras los últimos actos de violencia

El Gobierno aprobó un decreto ley que permite enviar el Ejército a la región de Campania (sur) tras los últimas actos de violencia por parte de la Camorra perpetrados en Castel Volturno (Caserta) y que causaron la muerte de un italiano y de seis inmigrantes africanos.

La Russa ha explicado que los militares comenzarán a colaborar con las fuerzas del orden en los próximos días, en cuanto el decreto ley sea publicado en el Boletín Oficial del Estado, que previsiblemente será el 4 de octubre.

Medida necesaria 

El ministro agregó que enviar el Ejercito a Caserta "no significa militarizar el territorio", sino que es una medida necesaria ante la "falta de agentes de las fuerzas del orden" para contrarrestar "la emergencia" del crimen organizado.

La misión de los militares durará tres meses y serán desplegados en puestos de control, dos de ellos situados en la localidad de Castel Volturno, y para patrullar las áreas consideradas más peligrosas. A estos militares se suman los 400 policías enviados hace dos semanas tras los siete asesinatos.

El Ejército ya fue empleado en otras ocasiones para combatir la criminalidad organizada, como en 1997 cuando se decidió desplegar 500 soldados en centros estratégicos de Nápoles y de otras localidades de la provincia durante la última "guerra" entre clanes de la Camorra, que causó decenas de muertos.

Las Fuerzas Armadas también fueron trasladadas en 1992 a Sicilia para combatir a "Cosa Nostra", mafia siciliana, tras los atentados en los que murieron los jueces Paolo Borsellino y Giovanni Falcone.

Noticias Relacionadas