Miércoles, 1 de Octubre de 2008

El BCE mantendrá mañana los tipos pese al recorte que desean los mercados

EFE ·01/10/2008 - 16:33h

EFE - Fachada de la sede del Banco Central Europeo en Fráncfort del Meno, Alemania. Los analistas prevén que mañana el BCE mantenga los tipos.

El Banco Central Europeo (BCE) mantendrá mañana los tipos de interés, actualmente en el 4,25 por ciento, según los analistas, aunque los mercados reclamen a los principales bancos centrales del mundo una reducción concertada para atajar la crisis.

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, insistió anoche en un discurso pronunciado al recibir el premio "Banquero del año 2007" en Fráncfort que el banco emisor europeo hace una clara distinción entre política monetaria y liquidez, es decir entre coyuntura e inflación y crisis financiera.

La reunión mañana del consejo de BCE va precedida de dos datos significativos.

Según el cálculo preliminar publicado hoy por Eurostat, la oficina estadística europea, la tasa de inflación interanual de la zona del euro disminuyó dos décimas en septiembre hasta el 3,6 por ciento, desde el 3,8 por ciento en agosto.

Por otra parte, el desempleo de la eurozona aumentó en agosto hasta el 7,5% de la población activa, frente al 7,4% de julio.

Los analistas consideran que sigue habiendo un potencial inflacionario en la zona euro y en consecuencia, el BCE no regalará a los mercados una reducción de los tipos.

No obstante, "una bajada coordinada de los tipos de interés a nivel mundial, digamos de medio punto, sería una medida acertada en las circunstancias actuales", declaró Brian Bethune, jefe de Economía y Finanzas de la asesora estadounidense Global Insight.

Pese al recrudecimiento de la crisis financiera global, la Cámara de Representantes estadounidense rechazó el lunes el plan de rescate del sistema financiero impulsado por Washington.

El rechazo del plan, que preveía medidas por valor de 700.000 millones de dólares, golpeó los mercados de valores y aumentó las tensiones en el mercado monetario, sediento de liquidez, en dólares.

Tal es la situación que los seis principales bancos centrales del mundo, entre ellos el BCE, acordaron a mediados de mes actuar de forma coordinada en el marco de los acuerdos de intercambio de divisas con la Reserva Federal estadounidense (Fed).

Ese acuerdo "swap" se amplió el lunes hasta los 240.000 millones de dólares, el doble de lo acordado previamente.

"La situación actual es extraordinaria y requiere acciones extraordinarias, también de la parte del BCE", opinó Peter Hooper, analista de Deutsche Bank.

"El BCE ha combatido con gran éxito la inflación, pero su empeño en esa batalla le está haciendo perder el contacto con la realidad", agregó Hooper, que exhortó a los gobiernos, BCE y otros bancos centrales europeos, a actuar con decisión pues "estamos ante una crisis global que requiere respuestas globales".

Las miradas están puestas en el BCE pues a diferencia de la Fed, que rebajó los tipos al 2 por ciento, y la mayor parte de los principales bancos centrales del mundo, con la excepción del japonés, el BCE tiene más margen de maniobra al tener las más altas tasas de interés, según Deutsche Bank.

En declaraciones al diario económico "Handelsblatt", el jefe para Europa del Royal Bank of Scotland, Jacques Cailloux, aventuró que el BCE se sumaría a una bajada coordinada de tipos rectores si la inicia la Fed, aunque esa es una posibilidad lejana.

Cailloux, como muchos de sus colegas, no espera que el BCE baje mañana los tipos, pero sí que durante la rueda de prensa que ofrecerá Trichet tras la reunión del consejo subraye los actuales riesgos coyunturales y deje la puerta abierta a un recorte ulterior.

La crisis bancaria ha salpicado a Europa y los datos económicos de la eurozona han empeorado drásticamente.

"La economía de la eurozona tiene un pie en la recesión, lo que aumenta la presión al BCE para que proceda a una bajada", afirmó Christoph Weil, de Commerzbank.

Con unos tipos más bajos los bancos pueden conseguir efectivo del BCE más barato, lo que facilita la inversión y el consumo privado.

"La baja de tipos estará pronto en la agenda", pronosticaron expertos de Citigroup que añadieron que esto se producirá tras los intentos de estabilización que ahora realizan los bancos emisores con sus recurrentes inyecciones de liquidez.