Miércoles, 1 de Octubre de 2008

La Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición transmite un mensaje de tranquilidad a los consumidores

EFE ·01/10/2008 - 15:30h

EFE - El presidente de la Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), Roberto Sabrido, transmitió hoy un mensaje de "total tranquilidad" a los consumidores y aseguró que no son comparables las retiradas de caramelos chinos en España con el volumen de leche vendida en el país asiático.

El presidente de la Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), Roberto Sabrido, transmitió hoy un mensaje de "total tranquilidad" a los consumidores y aseguró que no son comparables las retiradas de caramelos chinos en España con el volumen de leche vendida en el país asiático.

En declaraciones a la prensa minutos después de tomar posesión de su cargo, Sabrido puntualizó que se siguen analizando las muestras de productos retirados en España procedentes de China para determinar si contienen melamina, la sustancia tóxica que ha provocado la muerte de cuatro bebés en el país asiático.

En este sentido, subrayó que el problema ha sido "perfectamente enfocado" por la AESAN y por las comunidades autónomas al tiempo que aseguró que, "aunque es difícil", las autoridades sanitarias españolas trabajan para conseguir "el riesgo cero" en esta materia.

Nombrado en el último Consejo de Ministros a propuesta del ministro de Sanidad, Bernat Soria, Sabrido citó entre los retos de la AESAN el desarrollo de una estrategia de seguridad alimentaria 2008-2012 y la elaboración de una Ley de Seguridad Alimentaria.

En sus palabras de bienvenida al nuevo presidente de la AESAN, Soria situó a la cooperación internacional e institucional, tanto con la UE como con las comunidades autónomas, como la clave para garantizar la seguridad de los alimentos en un mundo globalizado.

En este sentido, señaló que los ciudadanos se ven afectados positiva o negativamente por actuaciones que se realizan en lugares distintos de donde viven y recordó que amplias zonas del planeta carecen de los niveles de exigencia de occidente.