Miércoles, 1 de Octubre de 2008

Exponen esculturas monumentales en el espectacular jardín del palacio inglés

EFE ·01/10/2008 - 13:26h

EFE - "Planet", de Marc Quinn, una de las monumentales esculturas expuestas hasta el 2 de noviembre en los jardines de Chatsworth, residencia de los duques de Devonshire, uno de los más espectaculares y visitados jardines de toda Inglaterra.

Monumentales esculturas de artistas tan distintos como Aristide Maillol, Salvador Dalí, Fernando Botero, Jaume Plensa o Marc Quinn están expuestas hasta el 2 de noviembre en uno de los más espectaculares y más visitados jardines de toda Inglaterra.

Se trata de Chatsworth, residencia de los duques de Devonshire, una de las familias de más recio abolengo del Reino Unido, amantes de las artes y cuyo palacio atesora desde obras de maestros antiguos como Rembrandt o Holbein hasta las de artistas contemporáneos como Sean Scully, Lucian Freud o David Hockney.

En medio de un paisaje de suaves praderas y ondulantes colinas, próximo a la ciudad de Chesterfield, se levanta el palacio y se extienden, inmensos, sus jardines, con todo tipo de especies botánicas, templetes barrocos, cascadas, estanques y hasta un gran surtidor dedicado a un zar ruso.

Ese marco natural, en el que se rodaron algunas escenas de la película "La Duquesa" con la actriz Keira Knightley, es el elegido por la casa de subastas Sotheby's para su exposición-venta de escultura al aire libre titulada, en razón de su monumentalidad, "Beyond Limits" (Allende los límites).

"Son jardines mágicos, incomparables. Los duques poseen además una extraordinaria colección de arte antiguo, lo que permite establecer un fructífero diálogo entre el pasado y el presente", explicó a Efe Alexander Platon, director de arte moderno de Sotheby's.

El éxito de las anteriores ediciones ha sido tal, según Platon, que Sotheby's recibe cada vez más solicitudes para exponer por parte de artistas y galeristas, lo que obliga a los organizadores a ser muy selectivos y buscar al mismo tiempo un equilibrio entre distintas tendencias, lo abstracto y lo figurativo.

Este año se celebra la tercera edición, y en ella repiten algunos artistas como Plensa y Botero, pero no otros que estuvieron en las anteriores como Damien Hirst o Barry Flanagan, mientras que el chileno Fernando Casasempere es uno de los que acuden por vez primera.

Una de las piezas más impresionantes de las exhibidas ahora es la del escultor catalán Jaume Plensa. Se titula "La Casa del Conocimiento" y es una escultura de 8 metros de altura compuesta por una especie de sopa de letras de acero, pintadas de blanco, que conforman una figura humana acuclillada con una gran oquedad que invita al espectador a su interior.

El propio Plensa ha dicho de su pieza que es "la celebración del cuerpo humano como la arquitectura más perfecta para proteger y albergar nuestros sueños y deseos".

Igualmente espectacular es el bebé gigante de Marc Quinn, titulado "Planeta", una pieza de bronce y acero de 3,98 por 3,53 por 9,26 metros que parece flotar en el aire ya que su único punto de contacto con el suelo es una mano.

Forma parte de una serie de esculturas monumentales de ese artista británico que muestran al embrión humano en diversas fases de su desarrollo: el artista utilizó imágenes de su propio hijo realizadas con un escáner.

De Salvador Dalí se expone una de sus mujeres en llamas, con cajones que emergen del dorso como símbolos freudianos del deseo, mientras que el colombiano Botero está representado por un voluminoso caballo de más de tres metros de altura y barroca expresión que es como una especie de parodia de la escultura ecuestre monumental de artistas renacentistas como Verrocchio.

El chileno Fernando Casasempere ha creado para el jardín una obra abstracta muy delicada titulada "fusión", hecha de porcelana y desechos industriales, que alude por un lado a la excelente colección de porcelana del palacio y por otro al paisaje ondulado de Chatsworth.

Hay también, entre otras piezas, una manzana gigante, apropiadamente titulada "Manzana de Nueva York", de la francesa Claude Lalanne, una escultura en forma de corazón del artista británico residente en Madrid Richard Hudson y otra titulada "Seer: Alice II" (Vidente: Alicia II), de Kiki Smith, hija del escultor minimalista estadounidense Tony Smith, oportunamente colada al borde de una cascada.

Joaquín Rábago